13 de noviembre de 2019
  • Martes, 12 de Noviembre
  • 18 de octubre de 2019

    Más de 1.600 sirios han huido a Irak tras el inicio de la ofensiva turca

    Más de 1.600 sirios han huido a Irak tras el inicio de la ofensiva turca
    Entrega de ayuda a refugiados sirios en el campo de Domiz, a las afueras de Dohuk (Irak)REUTERS / ARI JALAL

    MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Más de 1.600 sirios han cruzado a territorio iraquí desde que Turquía inició el 9 de octubre su ofensiva militar sobre las milicias kurdas en el noreste de Siria, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha instado a respetar a la población y las infraestructuras civiles ante la escalada del conflicto.

    La agencia ha atendido cada día a "cientos" de personas que han cruzado al país vecino para escapar de la violencia, principalmente procedenres de las ciudades de Kobani, Amoda y Qamishli y de otras zonas aledañas. En su mayor parte son mujeres, niños y ancianos y, según ACNUR, llegan a Irak tras varios días en ruta.

    "Los refugiados recién llegados cuentan a nuestro equipo que les ha llevado varios días llegar a la frontera tras huir de los bombardeos y los combates", ha explicado el portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic, quien ha confirmado que, en términos generales, presentan una "buena" condición física, "aunque algunos requieren apoyo psicosocial".

    Hasta este viernes por la mañana, más de 1.600 refugiados han sido trasladados desde la frontera hacia el campo de Bardarash, a unos 150 kilómetros de distancia y preparado ya para el nuevo flujo de llegadas. Se han instalado tiendas y se ha mejorado los sistemas de agua y saneamiento, ha indicado Mahecic.

    ACNUR también mantiene su labor de ayuda en el noreste de Siria, donde ha asistido a "casi 60.000" desplazados, así como a otras 23.000 personas residentes en varios campamentos y a 35.700 que viven en refugios colectivos y en comunidades de acogida. La ONU estima que, en los últimos siete días, "unas 166.000 personas" han tenido que abandonar sus hogares.

    "La violencia ha sembrado el caos entre los civiles y ha afectado sobre todo a los más vulnerables", ha añadido el portavoz de la organización, quien ha puesto como ejemplo de la inestabilidad imperante en el noreste de Siria el caso de un niño de 13 años de Ras al Ain, una de las localidades más atacadas en estos primeros compases de ofensiva.

    Este menor "corrió para salvar la vida entre los intensos combates y se separó de sus padres". Siguió a la multitud y llegó hasta un refugio en Hasaka, donde un equipo de ACNUR logró reunir a este niño con su familia, ha asegurado el portavoz, que ha pedido un acceso sin trabas para las organizaciones humanitarias.

    Contador

    Lo más leído en Internacional