25 de febrero de 2021
13 de junio de 2014

Más de 300.000 iraquíes huyen de la violencia en Mosul hacia el Kurdistán

ACNUR ha registrado un incremento de refugiados que regresan a sus hogares

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha denunciado este viernes que más de 300.000 personas, que han huido de la violencia de esta semana pasada en Mosul al norte del país, han buscado refugio en las provincias de Erbil y Duhok, en la región del Kurdistán iraquí, según han informado las autoridades locales.

"Había muchos bombardeos (en Mosul) y la situación era muy mala. Las balas caían en nuestro patio. Mi vecino recibió un tiro en la cabeza", ha asegurado Tayba, viuda de 48 años que ha encontrado en el campo de Khazair un sitio en el que refugiarse con tres de sus cinco hijos, una de ellas discapacitada, a ACNUR. Ha puntualizado que no había ni electricidad ni suministros de comida, por lo que decidieron huir.

"Llegamos al punto fronterizo a base de andar y de hacer autostop", ha dicho Tayba. Este campamento que está a unos 40 kilómetros de Mosul, acoge a un número creciente de refugiados. "Necesitamos una silla de ruedas para mi hija y un lugar para que todos podamos lavarnos", ha dicho Tayba, que se ha mostrado agradecida por la ayuda que ha recibido en el campo.

"Durante los dos últimos días, ACNUR ha ayudado al Gobierno a montar tiendas en Khazair y ha suministrado kits higiénicos, sábanas y otros materiales que los refugiados puedan necesitar. La población local está suministrando comida caliente. Otras organizaciones afines a la ONU también instalan aseos portátiles y tanques de agua", ha declarado el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards.

Los refugiados han llegado con poco más que lo que llevaban puesto y algunos de ellos no tienen ni dinero ni a dónde ir. Mientras que algunos se alojan en casas de familiares o de amigos, otros no tienen más remedio que quedarse temporalmente en hoteles. Las mezquitas, escuelas, iglesias y edificios semi-construidos se han convertido en centros de alojamiento improvisados.

EL CAMPAMENTO DE GARMAWA

ACNUR ha enviado cerca de 1.000 tiendas familiares al nuevo campamento de Garmawa, cerca de Duhok, en la región del Kurdistán. Las tiendas han sido instaladas por las autoridades y diferentes ONG.

"Los equipos comenzaron el montaje ayer y esperamos que el campo pueda alojar a unas 3.000 personas. Se planea instalar, en caso de que sean necesarios, otros dos campamentos en Minara, al sur del punto fronterizo de Bedrike y en Zummar, cerca de Sehela", ha afirmado Edwards.

A pesar de los esfuerzos realizados, los equipos de monitorización todavía están recopilando información sobre las necesidades de los refugiados. Están identificando a los refugiados más vulnerables entre los que se encuentran los ancianos, discapacitados, niños y embarazadas.

Edwards ha explicado que aunque la cifra de personas que llegan a la región del Kurdistán ha ido decreciendo todavía hay un goteo continuo de refugiados y ha afirmado que todavía podría haber nuevos desplazamientos.

"Nuestros equipos de monitorización están observando que hay familias que vuelven a Mosul tras saber que ha vuelto el suministro eléctrico y el agua potable. Otros dicen que vuelven porque ya no tienen dinero y prefieren estar en sus casas que en mezquitas o edificios vacíos", ha explicado Edwards.

Para leer más