7 de marzo de 2021
5 de diciembre de 2014

Más de 600.000 niños volverán al colegio en República Centroafricana tras el conflicto

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una iniciativa apoyada por UNICEF tiene como objetivo conseguir que 662.000 niños de República Centroafricana retomen sus estudios, mientras se van reabriendo progresivamente las escuelas en las zonas seguras del país. Debido al conflicto que ha golpeado el país, algunos de ellos han sufrido un parón de hasta dos años en su proceso educativo.

Para finales de enero, UNICEF y sus socios habrán proporcionado material educativo como un 'kit' que contiene libros de ejercicios, bolígrafos y mochilas a aproximadamente 400.000 estudiantes, como parte del esfuerzo liderado por las autoridades locales.

"La reapertura de las escuelas es un rayo de esperanza para aquellos niños que no han podido entrar en un aula durante meses, o incluso años", ha afirmado el representante de UNICEF en República Centroafricana, Mohamed Malick Fall. "Mientras sea seguro, los menores podrán y deberán volver al colegio. Si es peligroso, haremos todo lo posible para que puedan aprender, aunque no sea una clase propiamente dicha", ha añadido.

El curso escolar se inauguró oficialmente la semana pasada, pero la "vuelta al cole" se realizará gradualmente. La prioridad son las zonas seguras, la mayor parte en el este y el sureste del país, mientras que se proporcionará material escolar y entrenamiento a profesores.

En aquellas zonas que permanecen inseguras, los niños no volverán inmediatamente a las escuelas pero, a cambio, se beneficiarán de métodos educativos alternativos desarrollados por UNICEF y el Ministerio de Educación.

"Una clase no es sólo el lugar donde se aprende a contar, a leer y a escribir. Especialmente en tiempos de conflicto, un aula es un laboratorio donde los futuros ciudadanos centroafricanos aprenden a vivir juntos en paz y armonía. Más que nunca, en este país devastado por la violencia y el odio, invertir en educación debe ser una de las prioridades", ha afirmado Fall.

EXPULSADOS DE LAS AULAS

Los casi dos años de violencia en República Centroafricana han afectado a más de dos millones de niños y han sumido el sistema educativo del país en una situación de crisis.

Muchas escuelas han sido dañadas, saqueadas o utilizadas para otros objetivos. A finales del año escolar, el pasado julio, prácticamente el 60 por ciento de las escuelas estaban cerradas. Cuando la situación de seguridad empeoró, hace cerca de un año, muchos estudiantes y profesores fueron forzados a abandonar el país, y muchos padres no contaban con los ingresos suficientes para afrontar los gastos educativos.

UNICEF continúa pidiendo a todas las partes del conflicto que defiendan la seguridad y la protección de todos los niños y que respeten el estatus de las escuelas en línea con los principios humanitarios y la ley.

A principios de año, UNICEF pidió 81 millones de dólares (65 millones de euros) a Estados Unidos para proporcionar ayuda de emergencia a los menores afectados por el conflicto centroafricano, incluida educación. A falta de un mes para acabar el año, sólo se ha recibido la mitad de la inversión requerida.