25 de febrero de 2021
9 de septiembre de 2014

Más de medio millón de niños no podrá comenzar el curso en el norte de Irak

MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Save the Children ha denunciado este martes que más de medio millón de niños no podrá comenzar el curso en el norte de Irak ya que las escuelas se han convertido en el refugio de cientos de desplazados.

La ONG ha habilitado algunos espacios para atender a los menores desplazados, los de las comunidades de acogida y los refugiados sirios hasta que los colegios vuelvan a su funcionamiento habitual. Sin embargo, desde la ONG advierten de que esta medida no puede sostenerse durante mucho tiempo, ya que repercutiría en la educación de los niños.

"A pesar de los grandes esfuerzos de las autoridades, los niños desplazados que viven en estas escuelas y los que están acogidos en casas se arriesgan a perder semanas de aprendizaje y a quedarse atrás con respecto a sus compañeros", ha lamentado la directora de Save the Children en Irak, Tina Yu. "Es imprescindible que tengan una sensación de normalidad y estabilidad a través del colegio", ha añadido.

Aunque la ONG espera que los centros educativos estén disponibles en pocas semanas, la convivencia de varias familias en las instalaciones ha desgastado el material y los baños, por lo que además será necesario reparar los posibles daños antes de retomar las clases.

En la localidad de Dohuk, en el norte del país, los alumnos de 650 colegios no podrán empezar el curso, ya que siguen sirviendo como alojamiento para muchas familias refugiadas. "Pedimos a la comunidad internacional que la educación de estos niños, que han pasado por mucho más de lo que un niño debería soportar, sea una prioridad absoluta", ha recordado el director de Programas Internacionales de Save the Children, David del Campo.

Para leer más