20 de abril de 2019
2 de febrero de 2008

McCain busca el voto de los conservadores indecisos y los demócratas atacan a Bush por la caída del empleo

McCain busca el voto de los conservadores indecisos y los demócratas atacan a Bush por la caída del empleo
REUTERS

ST.LOUIS, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El precandidato a la presidencia de Estados Unidos John McCain instó el viernes a los conservadores escépticos a apoyarlo y dijo que podría conseguir la nominación republicana en la votación costa a costa del "súper martes". "Nos gustaría tener a todos a bordo. Nos gustaría tener un partido totalmente unido", señaló McCain.

Alentado por una serie a respaldos importantes, incluido el del periódico 'Los Angeles Times', el senador de Arizona parecía el favorito mientras hablaba con periodistas, rechazando las críticas a sus antecedentes como conservador de parte de su rival Mitt Romney.

El martes es la fecha más importante del calendario electoral de Estados Unidos para escoger a los candidatos republicano y demócrata para la elección presidencial de noviembre, con votaciones en 24 estados de todo el país.

Preguntado por si la carrera republicana terminará el martes, McCain dijo que ha pedido intervención divina. "Por lo que vemos en las encuestas, yo creo que hay una muy buena posibilidad de que esto termine el martes. Pero creo que aún hay muchos votantes indecisos. Sin embargo, estoy esperando (...) Cuanto antes tengamos hecho esto, antes podré ponerme a trabajar para unir al partido", sostuvo.

El candidato demócrata Barack Obama también consiguió el respaldo del 'Los Angeles Times', y el apoyo de la organización liberal MoveOn.org y de la división de California del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio.

Ambos grupos, que juntos tienen cerca de 4 millones de miembros, podrían dar al senador Illinois la fuerza que busca para reducir la diferencia con su rival Hillary Clinton, senadora de Nueva York y ex primera dama. Los sondeos muestran una ventaja de Clinton sobre Obama en California, Nueva York, Nueva Jersey y muchos otros estados que celebrarán las primarias el 'súper martes'.

Clinton, hablando en la San Diego State University, continuó criticando a Obama a propósito de la cobertura sanitaria universal, señalando que ésta era la diferencia fundamental entre los dos candidatos demócratas. "Yo creo con todo mi corazón que es un derecho moral que la gente tenga un seguro de salud de calidad que pueda pagar," afirmó.

LA ECONOMÍA, EN EL CENTRO

Un día después deL cordial debate en el que ambos dirigieron sus ataques contra McCain, tanto Clinton como Obama utilizaron los nuevos datos que muestran una caída del empleo en Estados Unidos para promover sus planes de estímulo económico y criticar al presidente George W. Bush.

"Las noticias de hoy sobre que nuestra economía perdió empleos en enero confirma mi postura de que estamos dirigiéndonos a una segunda recesión Bush", dijo Clinton. McCain dijo que el deterioro del panorama económico demuestra que el plan de estímulo de 150.000 millones de dólares debe ser aprobado con rapidez por la Cámara de Representantes, y que el Congreso debe hacer permanentes las reducciones de impuestos que aprobó en el 2001 y 2003, en lugar de dejar que expiren en el 2010.

McCain votó en contra de las reducciones tributarias en su momento, lo que molestó a los conservadores.

Obama criticó la postura de McCain en un evento de campaña en Albuquerque. "Hubo un tiempo en el que el senador McCain desafió con coraje la locura fiscal de reducciones de impuestos masivas para los ricos en medio de una costosa guerra", consideró Obama. "Pero eso fue antes de que comenzara a competir por la nominación republicana y asumiera la línea del partido", agregó.

Romney dijo que su éxito en el mundo de los negocios lo convertía en la mejor elección para dirigir al país en un momento económico difíciles y se presentó a sí mismo como el sucesor del icono Ronald Reagan, quien heredó una economía enferma cuando asumió el poder en 1981. "El nos levantó en un momento crítico y yo haré la misma cosa," dijo el ex gobernador de Massachusetts a una multitud en Denver.