12 de noviembre de 2019
4 de septiembre de 2009

Al Megrahi abandona la unidad de cuidados intensivos

TRÍPOLI, 4 Sep. (Reuters/EP) -

El único condenado por el atentado de Lockerbie (Escocia) de 1988, el libio Abdel Basset al Megrahi, ha abandonado la unidad de cuidados intensivos del hospital de Trípoli donde está recibiendo tratamiento por un cáncer de próstata terminal, según informó este viernes a Reuters una fuente del hospital.

El mes pasado las autoridades escocesas pusieron en libertad a Al Megrahi y se lo entregaron a Libia alegando razones humanitarias, ya que al parecer no le queda mucho tiempo de vida. La decisión ha sido criticada por la oposición británica y por Estado Unidos.

En el atentado, perpetrado contra un avión de la aerolínea Pan Am, murieron 270 personas, la mayor parte ciudadanos estadounidenses. Al Megrahi se encontró a su regreso a Libia con una calurosa bienvenida.

Un funcionario libio dijo hace dos días que Al Megrahi había sido ingresado en la unidad de cuidados intensivos del Centro Médico de Trípoli y que estaba en mal estado. El viernes, una fuente del hospital, bajo condición de anonimato, informó de que ya "está fuera" de la unidad de cuidados intensivos, aunque un equipo de médicos está observándole con atención.

"El hospital ha formado un comité para evaluar su estado de salud y tiene planes de hacer una declaración el sábado o el domingo", añadió la fuente, que no precisó los motivos por los que se decidió poner a Al Megrahi bajo cuidados intensivos ni ofreció detalles sobre su estado de salud.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la liberación de Al Megrahi, un ex agente de inteligencia libio, fue un error. Por su parte, la oposición británica ha acusado al Gobierno de forzar la liberación de Al Megrahi para mejorar las relaciones con Libia, donde las empresas británicas intentan acceder a las reservas de petróleo y gas más importantes del norte de África.

El primer ministro británico, Gordon Brown, rechazó tales acusaciones y dijo que la decisión de poner en libertad al libio fue tomada por el Gobierno escocés sin ninguna presión ejercida desde Londres.