26 de agosto de 2019
  • Domingo, 25 de Agosto
  • 13 de septiembre de 2014

    Al menos 150 presuntos miembros de Boko Haram mueren en combates contra el Ejército a las afueras de Maiduguri

    MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Al menos 150 miembros de las milicias islamistas de Boko Haram han muerto este viernes en un enfrentamiento contra las fuerzas nigerianas en la localidad de Kondunga, a 35 kilómetros de la capital del estado de Borno, Maiduguri, gran objetivo de la secta islamista.

    El combate comenzó a primera hora de ayer cuando cientos de milicianos en motocicleta asaltaron un convoy militar repleto de soldados en la ciudad. Los soldados procedieron a devolver el fuego.

    Un integrante de los grupos de vigilancia locales, identificado como Kolobe Abdullahi, hizo saber que tenían información sobre las intenciones de Boko Haram de atacar Kondunga desde la noche anterior. "Les vimos venir y nos encargamos de ellos. Hemos matado a más de un centenar de los suyos, hemos destruido sus vehículos y nos hemos quedado con sus armas". ha asegurado en declaraciones recogida por el diario nigeriano 'Punch'.

    Las autoridades militares terminaron de elevar la cifra de fallecidos a al menos 150 después del intenso combate de Kondunga, que se prolongó por espacio de tres horas. El Ejército ha informado de solo cuatro soldados heridos en el enfrentamiento y ahora los soldados están peinando de nuevo la zona de los combates en busca de "terroristas moribundos" con heridas de bala.

    Algunas organizaciones locales han advertido de que Maiduguri, donde Boko Haram ha concentrado sus ataques desde que lanzó su insurgencia antigubernamental en 2009, está rodeada por los milicianos y es vulnerable a los ataques. Desde el cuartel general de la Defensa han asegurado que la defensa de la ciudad está garantizada.

    La Administración del presidente Goodluck Jonathan y las Fuerzas Armadas son objeto de crecientes críticas por su incapacidad para contener a Boko Haram. El líder del grupo, Abubakar Shekau, proclamó un "califato" en el noreste tras tomar Gwoza, cerca de la frontera con Camerún, el mes pasado.