27 de mayo de 2020
21 de mayo de 2014

Al menos ocho muertos en enfrentamientos entre 'houthis' y militares en el norte del país

SANÁ, 21 May. (Reuters/EP) -

Al menos ocho personas han muerto este miércoles en enfrentamientos entre chiíes 'houthis' y militares apoyados por milicianos suníes para hacerse con el control de una colina de alto valor estratégico situada en la provincia de Omran, en el norte de Yemen, según han informado fuentes gubernamentales.

Los combates comenzaron el martes cuando hombres armados leales a tribus 'houthis' atacaron a varios militares en un puesto de control cercano a la ciudad de Omran, capital de la provincia homónima. Durante los enfrentamientos seis soldados y un oficial perdieron la vida, según señalaron fuentes castrenses. Los militares respondieron al ataque y acabaron con la vida de nueve de los milicianos.

Los enfrentamientos se han vuelto a producir este miércoles después de que los esfuerzos de mediación hayan fallado a la hora de acordar un alto el fuego. Cuatro militares y cuatro milicianos tribales han perdido la vida en este nuevo brote de violencia.

ENFRENTAMIENTOS ENTRE SUNÍES Y CHIÍES

La violencia estalló en la provincia el pasado sábado, cuando varios militares acabaron con la vida de tres 'houthis' que formaban parte de un grupo de hombres armados que marchó sobre la capital provincial para exigir que se les permitiese manifestarse. Combatientes leales a tribus 'houthis', que se han enfrentado al Gobierno en numerosas ocasiones desde 2004, están intentando reforzar su control en el norte, mientras que el país se dirige hacia un sistema federal que dará más poder a las regiones.

Los enfrentamientos entre suníes y chiíes se han intensificado durante los últimos meses, lo que amenaza a la reconciliación nacional en Yemen, país en el que se refugia Al Qaeda en la Península Arábiga, una de las ramas más activas y peligrosas de la organización terrorista. A principios de mes, al menos 40 personas perdieron la vida cerca de Saná en enfrentamientos entre 'houthis' y milicianos tribales.

Las potencias internacionales han presionado a las autoridades yemeníes para que terminen con la insurgencia islamista y restablezcan el orden en varias zonas del país. El objetivo es poner fin a las amenazas a las exportaciones de crudo de Arabia Saudí y reducir cualquier riesgo de que el territorio yemení sirva de base para preparar ataques contra Occidente.

Para leer más