1 de diciembre de 2020
29 de octubre de 2006

México.- Oaxaca teme la entrada violenta de la Policía Federal Preventiva

OAXACA (MÉXICO), 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los habitantes de la ciudad de Oaxaca temen la entrada de unos 3.500 efectivos de la Policía Federal Preventiva, apostados a unos dos kilómetros de la ciudad y a la espera de órdenes. La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) controla la ciudad desde el pasado mes de junio y ha expulsado a la Policía. Los incidentes se han incrementado en las últimas semanas y varias personas han muerto, entre ellas un periodista estadounidense.

Testigos presenciales aseguran que la ciudad está incomunicada y sólo la radio proporciona información de lo que sucede a sus habitantes. La emisora tomada por la APPO, se ha hecho eco de la convocatoria realizada por la Asamblea para que los habitantes de Oaxaca se manifiesten a partir de las 13:00 horas (20:00 hora peninsular española) para rechazar la entrada de la PFP en la ciudad.

Una de las personas que colaboran con la APPO realizó un llamamiento urgente a las organizaciones internacionales de Derechos Humanos para que desplacen a representantes que garanticen el respeto de las libertades civiles ante el temor a una irrupción violenta de la PFP en la ciudad.

Esta fuerza policial, que dispone de al menos 10 tanquetas antidisturbios con cañones de agua y varios camiones de bomberos para aprovisionarlas, ha sido acusada en varias ocasiones de abusos contra los Derechos Humanos y detenciones ilegales. Uno de los últimos episodios fue la polémica toma de San Salvador Atenco el pasado mes de mayo. Un informe de la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos pidió el cese inmediato de los responsables de la PFP y aseguró que los agentes actuaron por "venganza" y ejercieron una fuerza desproporcionada contra la población.

Todo comenzó con las protestas de los profesores de Oaxaca, reprimidas con una violencia extrema por la Policía. Entonces se constituyó la APPO para exigir la dimisión del gobernador del Estado de Oaxaca, Ulises Ruiz, al que acusan de fraude para ganar las elecciones de 2004 y de la utilización de sicarios contra sus oponentes. Varias personas han fallecido en los incidentes posteriores, entre ellas el periodista estadounidense Bradley Will.