17 de septiembre de 2019
3 de agosto de 2014

Miles de manifestantes chilenos piden que su Gobierno rompa relaciones diplomáticas con Israel

SANTIAGO, 3 Ago. (Reuters/EP) -

Unas diez mil personas han participado este sábado en una manifestación pacífica en la capital de Chile, Santiago, para pedir al Gobierno que rompa relaciones diplomáticas con Israel, debido a un recrudecimiento de sus operaciones militares en la Franja de Gaza.

Mujeres tiradas en las calles del centro de la capital, simulando estar muertas por bombardeos, junto a centenares de personas con banderas palestinas y la tradicional 'kufiya' (pañuelo árabe), participaron de la manifestación.

'A romper, a romper, relaciones con Israel', gritaron los manifestantes cuando pasaron ante el palacio presidencial, ubicado en el centro de Santiago.

Chile, que es miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, alberga una de las mayores colonias palestinas del mundo y también una importante presencia de la comunidad judía en el país.

Durante la masiva manifestación, el presidente de la Federación Palestina de Chile, Mauricio Abu Gosh, pidió la expulsión del embajador de Israel en "repudio a las prácticas y políticas de Israel contra la población civil de Gaza y la masacre que está realizando".

El Gobierno de Chile había llamado a consultas a su embajador en Israel la semana pasada y pidió un cese de las hostilidades, argumentado que las operaciones militares de Israel no respetan normas fundamentales del Derecho Humanitario.

En una declaración la noche del sábado, el Ministerio de Exteriores del país sudamericano condenó la última violación al cese del fuego humanitario, que había sido acordado entre las partes en el conflicto en Gaza.

Más de 1.600 palestinos han muerto y otros 8.500 han resultado heridos desde el inicio de la operación 'Margen protector', lanzada por Israel contra el enclave palestino el 8 de julio. Cerca del 80 por ciento de las víctimas son civiles, según Naciones Unidas.

Por otra parte, han muerto 63 soldados y dos civiles israelíes a causa del impacto de un cohete, así como un ciudadano de nacionalidad tailandesa. La muerte de todos los soldados israelíes se ha producido después de la decisión tomada el 17 de julio por el Gobierno israelí de iniciar una operación terrestre contra el enclave.

Para leer más