21 de octubre de 2019
15 de julio de 2008

Miles de personas sigue viviendo en régimen de esclavitud en el norte de Malí, según una organización local

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas siguen viviendo en régimen de esclavitud en el norte de Malí pese a que las autoridades están convencidas de que esta práctica fue completamente erradicada tras la independencia del país, según denunció la organización de Derechos Humanos local Temedt, citada por la agencia humanitaria de noticias de la ONU, IRIN.

"El Gobierno cree que la esclavitud acabó con la independencia, cuando la mayoría de las personas que habían vivido como esclavas durante el periodo colonial fueron liberadas", declaró el presidente de Temedt, Mohammed Ag Akeratane. "No obstante, yo estimo que aún quedan miles de personas que viven en régimen o en condiciones de esclavitud en el moderno Malí", advirtió.

Según Temedt (término que significa Solidaridad en el idioma de los tuaregs, el tamasheq), la esclavitud persiste en la región de Gao, a unos 1.200 kilómetros al norte de la capital del país, Bamako, y en los alrededores de la ciudad de Menaka, a 1.500 kilómetros al norte de Bamako.

La mayoría de los esclavos trabajan para los tuaregs, descendientes de bereberes, y muchos de ellos pertenecen a la comunidad Bella. Asimismo, las comunidades Peul y Songhai también se han caracterizado por el uso de esclavos en el pasado, según Temedt.

Es el caso de Iddar Ag Ogazide, de la comunidad Bella, quien vivió como esclavo en Ansongo, a 80 kilómetros al sur de Gao, donde trabajó durante 35 años para el clan tuareg Ag Baye sin recibir ningún salario ni educación. Los Ag Bayes habían comprado a su bisabuela y habían recibido a sus descendientes en herencia generación tras generación.

El pasado mes de marzo, Iddar no aguantó más y huyó. Actualmente vive en Gao. Su esposa, Takwalet, que escapó con él, declaró a IRIN: "La vida era muy dura allí. Todo lo que hacía era en contra de mi voluntad. Cocinaba, molía el mijo, traía el agua, cargaba la leña y barría la casa. Nunca me dieron dinero, ni siquiera ropa".

El tema de la esclavitud es muy complejo en Malí, donde la mayoría de la población está convencida de que ya no existe. Muchos habitantes de Gao aseguran que la gente permanece voluntariamente con sus "amos" más por motivos económicos que por cualquier otra razón.

Los Bella han asimilado buena parte de la cultura tuareg, mantienen tradiciones similares y hablan el mismo idioma (incluso se les conoce como los 'tamasheq negros'). Los "amos" tuaregs y la población de los Bella conviven bajo un complejo sistema de castas desde hace muchas décadas, en las que apenas ha habido cambios. La mayoría de las propiedades y del ganado del norte de Malí pertenece a los tuaregs.

"Las condiciones de vida son duras en el norte, pero el pueblo Bella es libre de abandonar a sus amos si así lo desea", declaró bajo anonimato una fuente de la Administración Territorial, dependiente del Gobierno. "No es una obligación ni se trata oficialmente de esclavitud", aseguró.

No obstante, la organización Anti-Slavery International considera que la situación no es tan clara como la pintan las autoridades. "Al igual que sus padres antes que él, Iddar nació esclavo, y creció bajo el control absoluto de un amo que le hacía trabajar sin pagarle", declaró la coordinadora del programa para África de Anti-Slavery International, Romana Cacchioli. "Desde mi punto de vista, el de Iddar es un caso de esclavitud", añadió.