16 de octubre de 2019
21 de julio de 2014

Milicianos islamistas atacan una base del Ejercito libio en Benghazi

BENGHAZI (LIBIA), 21 Jul. (Reuters/EP) -

Milicianos islamistas han atacado una base del Ejercito de Libia en Benghazi este lunes provocando unos fuertes enfrentamientos en los que se han utilizado varios aviones y helicópteros de combate y que se han saldado con siete personas muertas y unas 40 heridas, según fuentes de seguridad estatales.

Fuerzas especiales del Ejército libio y combatientes leales al general rebelde retirado Jalifa Haftar, que está llevando a cabo de forma unilateral una guerra contra las milicias islámicas, han conseguido repeler el ataque de los milicianos relacionados con el grupo islamista Ansar al Sharia, según han asegurado fuentes de seguridad.

"El grupo Ansar al Sharia ha intentado apoderarse de un campamento de las fuerzas especiales pero el Ejército y las fuerzas de Haftar se han defendido con helicópteros y aviones militares", ha asegurado una fuente de seguridad que no ha querido decir su nombre.

Desde la guerra civil de 2011 que acabó con la caída y la muerte del dictador Muamar Gadafi, el frágil Gobierno de Libia y su nuevo Ejército no han sido capaces de estabilizar la situación en el país ni de imponer su autoridad sobre las diferentes tribus y milicias armadas que se intentan apoderar del país.

Ansar al Sharia es considerado por Washington como un grupo terrorista. De momento las milicias del grupo se han atrincherado en Benghazi donde a menudo se les ha culpado de asesinatos y ataques contra el Ejército.

Haftar, un ex oficial del ejército de Gadafi que huyó a Estados Unidos después de desertar, ha puesto en marcha una campaña contra los islamistas en Benghazi, formando un Ejército paralelo al oficial.

El Gobierno de Trípoli ha asegurado que está actuando sin la autorización del Estado. Aunque su campaña está ganando adeptos en el este del país parece que su operación contra las milicias islamistas se ha frenado.

Tras más de una semana de enfrentamientos entre milicias rivales por controlar el aeropuerto internacional de Trípoli, que se han saldado con 47 muertos, el Gobierno se ha visto obligado a pedir ayuda internacional para evitar que Libia se convierta en un Estado fallido.

Para leer más