30 de noviembre de 2020
27 de diciembre de 2006

Las milicias islamistas inician la retirada de la capital, Mogadiscio

MOGADISCIO, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las milicias de la Unión de Tribunales Islámicos somalíes (UTI) están retirándose de la capital ante la inminencia de la ofensiva conjunta de las milicias del Gobierno Federal de Transición del país (GFT) y sus aliados del Ejército de Etiopía, según informó SomaliNet. Mientras, el primer ministro de Etiopía, Meles Zenawi, aseguró hoy que el Ejército etíope y las milicias del GFT somalí consiguieron romper el cerco que mantenían los combatientes islamistas alrededor de la ciudad de Baidoa, sede del Ejecutivo somalí interino.

Testigos presenciales aseguraron que no existe ningún poder efectivo en Mogadiscio, con lo que terminan ocho meses de control islamista de la ciudad. En el norte de la ciudad algunos milicianos islamistas entregaron sus armas a una milicia local, que ya se ha hecho con el control de una zona de la capital. Algunos de los habitantes de Mogadiscio comenzaron ya la huida por el temor a los enfrentamientos.

Mientras, que la UTI mantiene que la retirada de sus milicianos es estratégica, ya que carecen del armamento pesado con el que cuenta el Ejército etíope, y aseguran que comenzarían una guerra de guerrillas contra los ocupantes, las tropas del Ejército etíope y del GFT, que avanzan ya hacia Mogadiscio. También está previsto que el puerto estratégico de Kismayo caiga en las próximas horas.

Hoy mismo cayó en manos de los efectivos gubernamentales, liderados por antiguos 'señores de la guerra', la ciudad de Jowhar, la última gran plaza de la carretera que une el norte del país con Mogadiscio. Un antiguo 'señor de la guerra', Mohammed Dheere, aseguró tras el asalto que las milicias del Gobierno de transición somalí y el Ejército etíope atacarían mañana la capital.

Esta amenaza de atacar la capital fue anunciada también por otro antiguo 'señor de la guerra', Abshir Ali Gabre, quien aseguraró que las milicias del Gobierno de transición somalí y el Ejército etíope atacarían mañana Mogadiscio. Gabre realizó estas declaraciones tras la entrada de sus tropas en Jowhar, la última gran plaza de la carretera que une el norte del país con Mogadiscio.

"Atacaremos Mogadiscio mañana desde dos direcciones", aseguró el también señor de la guerra Mohammed Dheere ante la multitud, aunque esta decisión parece estar más allá de sus competencias, ya que, no es portavoz oficial ni del Gobierno de transición somalí ni de las tropas etíopes.

Por su parte, el primer ministro de Somalia, Ali Mohamed Gedi, desmintió hoy que bombardearían la capital. "No tenemos intención alguna de atacar Mogadiscio, pero estamos seguros de que seremos bienvenidos si entramos en la capital", aseguró.

"A quienes buscamos es a los insurgentes extranjeros y los perseguiremos hasta acabar con ellos", afirmó, ya que "los islamistas han convertido al país en una base del terrorismo internacional".

El primer ministro de Etiopía, Meles Zenawi, aseguró hoy que el Ejército etíope y las milicias del Gobierno Federal de Transición (GFT) somalí consiguieron hoy romper el cerco que mantenían los combatientes islamistas alrededor de la ciudad de Baidoa, sede del GFT. Meles aseguró que el asedio de Baidoa lo mantenían "fuerzas terroristas internacionales", según el comunicado hecho público hoy por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Etiopía.

Meles quiso subrayar en rueda de prensa que las fuerzas que combaten las tropas etíopes y las milicias del GFT no eran somalíes sobre todo las que participaban en el asedio de Baidoa. "Había tropas de Eritrea, terroristas internacionales y algunos elementos autodenominados Shabab", afirmó.

"Nuestros comandantes han obtenido un listado de los terroristas internacionales no somalíes que estaban heridos e internados en el hospital de la localidad de Dinsor durante la ocupación (islamista)", añadió.

"No sólo tienen los nombres de osos eritreos, sino también nombres de personas con pasaporte británico. Así que cuando hablamos de terroristas internacionales, queremos decir internacionales, no sólo de Oriente Próximo", aclaró. Además, aseguró que en estos momentos hay unos 290 extranjeros heridos que están siendo atendidos en Dinsor.

"Todo el centro de Somalia está ya libre de esos grupos terroristas y Baidoa no corre peligro alguno", aseguró, aunque quiso destacar que las tropas etíopes no han entrado en ninguna localidad, una tarea reservada a las milicias del GFT. "La liberación de localidades no está en la agenda de Etiopía. Nuestro Ejército ha evitado incluso las poblaciones más pequeñas", matizó.

Sin embargo, aseguró que "no hay ninguna localidad concreta que nos hayamos propuesto liberar. No tenemos previsto atacar Mogadiscio ni ninguna otra ciudad en concreto. No atacamos ciudades, sino grupos terroristas".

Al ser preguntado por el objetivo concreto de Etiopía, Meles explicó que la misión de su Ejército era "proteger a Etiopía de la amenaza que supone los autodenominados muyahidines, el Shabab y otros elementos, como el Ejército eritreo".

LA UTI "FUERA DE JUEGO"

"Gran parte de la milicia de la UTI está fuera de juego ya. Han regresado a las zonas de sus clanes y no tenemos previsto iniciar su persecución. Los soldados rasos de la UTI no suponen una amenaza para Etiopía, nos son el enemigo", aclaró.

Por otra parte, criticó la implicación del Ejército de Eritrea, cuyos soldados dijo "están metidos hasta el cuello. Están metidos de todas las formas que pueden. Proveen hombres, líderes y apoyo logístico y son la vía para la entrada de ayuda de otras vías. Aquellos que no quieren prestar ayuda directamente, lo hacen a través de Eritrea", aseguró.

Meles también quiso responder a las amenazas de guerra de guerrillas lanzadas por la UTI. "Etiopía no estará allí para cuando lancen su guerra de guerrillas", aseguró.

Con respecto a la posible crisis humanitaria que previsiblemente provocará la intervención, el dirigente de Etiopía aseguró que sus tropas "no han interrumpido el trabajo humanitario y no planeamos detener ningún trabajo humanitario".

En este contexto, el alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, subrayó que "los últimos acontecimientos de Somalia son realmente preocupantes". Por ello, hizo "un llamamiento a todas las partes para que ejerzan la máxima contención y comprometerse a resolver sus disputas de forma negociada y sin condiciones previas" y mediante un "diálogo político".

Por su parte, tanto la representante especial de la ONU para los Niños y los Conflictos Armados, Radhika Coomaraswamy, como la Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Louise Arbour, expresaron hoy su gran preocupación por las víctimas civiles en Somalia y las consecuencias que éste puede tener para los niños y sus familias.

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas decidió tras más de tres horas de reunión de emergencia reunirse de nuevo hoy, miércoles, para tratar de aunar una declaración conjunta sobre el conflicto que enfrenta a Etiopía y Somalia y que amenaza con convertirse en una catástrofe humanitaria para todo el cuerno de África.

Qatar, país que ostenta durante el mes de diciembre la presidencia rotatoria del órgano ejecutivo de la ONU, presentó durante la reunión extraordinaria un borrador de declaración en que exigía un alto el fuego de forma inmediata y las retiradas de las tropas extranjeras presentes en Somalia especialmente las etíopes, de acuerdo con la recomendación del secretario general saliente de la ONU, Kofi Annan, y su enviado especial para Somalia, Francois Lonseny Fall, para implantar un alto el fuego en Somalia.