15 de octubre de 2019
7 de junio de 2014

El Ministerio de Educación inicia un plan para buscar la participación ciudadana en las reformas

El Ministerio de Educación inicia un plan para buscar la participación ciudadana en las reformas
ELISEO FERNANDEZ / REUTERS

SANTIAGO, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Educación ha iniciado un plan para buscar la participación ciudadana de cara a las próximas reformas anunciadas para el segundo semestre de 2014, después de las duras críticas recibidas desde varios sectores de la comunidad educativa por no tenerlos en cuenta en la elaboración del primer proyecto de ley.

Así lo ha anunciado el ministro del ramo, Nicolás Eyzaguirre, que asegura soñar "con una reforma que sea construida entre todos". "Para que dure, tiene que ser representativa de lo que piensa la familia chilena", ha afirmado el funcionario, que promete "diálogos constantes" durante todo su periodo de gobierno.

Este plan ha sido presentado este mismo viernes a las principales organizaciones del sector, desde los estudiantes, rectores de universidades estatales y privadas, agrupaciones de parlamentarios de la Comisión de Educación y profesores, según informa el diario chileno 'El Mercurio'.

Para poder debatir las reformas, Eyzaguirre señala que se realizarán constantes diálogos con los distintos actores a través de asambleas que serán "públicas" y "transparentes", por lo que da a entender que se utilizarán diversas tecnologías para difundir estas discusiones a la mayor parte de la población.

Las reformas que se abordarán en estos diálogos consideran cambios en todos los niveles educativos, desde educación parvularia a la educación superior y técnica. La iniciativa del Ministerio ha sido bien recibida por la mayoría de los actores que han participado en la primera reunión, que esperan que sea un primer paso para que la ciudadanía pueda incidir en la reforma.

Sin embargo, la agrupación de estudiantes secundarios ACES se ha retirado de la reunión para mostrar su rechazo al hecho de que se trate de una instancia "consultiva y no resolutiva", en la que además --según añaden-- se dejó fuera a algunos actores relevantes de la Educación.