19 de septiembre de 2019
22 de junio de 2014

Los ministros de Exteriores de la UE discuten mañana con su homólogo ucraniano el plan de paz de Kiev

Estados Unidos y la UE estrechan los contactos sobre nuevas sanciones si Rusia no da "pasos inmediatos y concretos" para calmar la situación

BRUSELAS, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea discuten este lunes en Luxemburgo con el nuevo titular de Exteriores ucraniano, Pavlo Klimkin, "los detalles" del plan de paz de Kiev para tratar de poner fin a la violencia en el sureste de país y que incluye un alto el fuego, elecciones anticipadas y la creación de una zona tampón en la frontera con Rusia.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, respaldó el plan de paz anunciado el viernes por Kiev e instó a Rusia a apoyarlo "en público" pero también "con acciones concretas". "Todas las partes necesitan cumplir las condiciones del plan de paz y promover activamente su cumplimiento", subrayó en un comunicado.

Los Veintiocho llevan amenazando a Moscú desde hace meses con la posibilidad de nuevas sanciones contra dirigentes individuales e imponer sanciones económicas contra Rusia si no da pasos para rebajar la tensión en el este de Ucrania. En concreto, la UE ha reclamado a Moscú que influya en los grupos separatistas prorrusos para que paren la violencia y más recientemente que controle las fronteras para impedir el flujo de armas y combatientes al este del país.

El presidente estadounidense, Barack Obama, el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, acordaron el viernes tras mantener contactos imponer una nueva ronda de sanciones contra Rusia si "se negase a adoptar pasos inmediatos y concretos para suavizar la situación en el este de Ucrania", según informó la Casa Blanca en un comunicado. "Estados Unidos y la Unión Europea coordinarían medidas adicionales para imponer sanciones a Rusia", precisó la Casa Blanca.

Washington y los socios europeos han "mantenido estrechas conversaciones" sobre sanciones contra Rusia que se centrarían "fundamentalmente en los sectores financiero, de defensa y de tecnología puntera", según explicó el viernes una fuente de alto nivel del Departamento de Estado.

"La idea es denegar a Rusia el tipo de inversión y tecnología de nueva generación que necesita para seguir creciendo", precisó la fuente, agregando que se trata de ser "lo más equivalente posible" a ambos lados y que las discusiones entre ambas partes continuarían "en los próximos días".

Estados Unidos anunció además el viernes sanciones contra otros siete altos cargos prorrusos por su papel en el conflicto en el este de Ucrania, incluidos el autoproclamado líder de la República Popular de Lugansk, escindida de Ucrania tras referéndum, Valeri Bolotov, y el líder de Donetsk, Denis Pushilin, ya sancionados por la UE.

MÁS SANCIONES, EN FUNCION DE LA SITUACIÓN

"Las sanciones dependerán mucho de cómo evolucionen las cosas sobre el terreno" entre el lunes y la reunión que mantendrán los jefes de Estado y de Gobierno de la UE los próximos jueves y viernes en Bruselas, han explicado fuentes europeas, que han recordado que la aprobación de cualquier sanción económica competerá decidir exclusivamente a los líderes europeos.

Las fuentes también han subrayado la importancia de ver cómo reacciona Rusia y los grupos separatistas al plan de Kiev dado que los últimos días se ha visto "más material militar" cruzando la frontera y el refuerzo militar ruso en la frontera denunciado por la OTAN. Los ataques de grupos prorrusos en la frontera contra las fuerzas ucranianas han continuado pese al alto el fuego decretado el viernes. Con todo, fuentes diplomáticas descartan a priori la aprobación de sanciones concretas el lunes.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha aplaudido este sábado el alto el fuego unilateral declarado por su homólogo ucraniano, Petro Poroshenko, pero ha solicitado que no se tome como un "ultimátum" para el desarme de las milicias prorrusas, sino como una puerta abierta a una nueva negociación. Y ha reclamado "medidas prácticas" porque si no el plan "será inviable y poco realista".

Los ministros de Exteriores de la UE darán luz verde el lunes además a los textos legales para autorizar la firma de los capítulos que faltan del acuerdo de asociación y de libre comercio con Ucrania el próximo 27 de junio en el marco de la cumbre europea. Se trata especialmente de los capítulos comerciales dado que los capítulos políticos ya los firmaron en marzo.

AUTORIZARÁN SÓLO PRODUCTOS DE CRIMEA CERTIFICADOS POR KIEV

Los Veintiocho también tienen previsto prohibir el lunes los productos y servicios procedentes de Crimea certificados por las autoridades rusas y no por Kiev dado que no reconocen la anexión "ilegal" del territorio ucraniano por Rusia el pasado marzo y han dejado claro que no lo reconocerán y que tendría consecuencias en ámbitos como el comercial, pero también en materia de visados y pasaportes o financiero, que se aprobarán "más adelante".

"Muchas de las compañías europeas tendrán más difícil ir a Crimea e incluso cambiarán su política de inversión. Estamos trabajando en eso. Lo que se verá el lunes el sólo la punta del iceberg", han explicado fuentes europeas.

Dado que los productos y servicios que sí estén certificados por las autoridades ucranianas sí podrán importarse en la UE, los Veintiocho también han acordado que éstos puedan "beneficiarse de las ventajas preferentes comerciales" para entrar al mercado comunitario, según fuentes europeas.

PASO PARA AVANZAR EN POSIBLE MISIÓN EUROPEA

Por otra parte, se espera que los Veintiocho también den luz verde el lunes al concepto de gestión de crisis para poder avanzar en la planificación de una posible misión civil europea para ayudar a las autoridades ucranianas a consolidar el Estado de Derecho, especialmente para garantizar el "control democrático" de sus fuerzas policiales.

La idea sería que la misión empezara a funcionar sobre el terreno "en los próximos meses", limitada en un principio a la capital y que se pudieran extender a las regiones a través de "equipos móviles", aunque todavía no está claro ni el número de efectivos que harían falta ni los países que participarían, según fuentes europeas.

Para leer más