21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 10 de julio de 2014

    La MINUSCA condena la muerte de 27 refugiados en un asalto contra una iglesia de Bambari

    MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA) ha condenado este miércoles el asesinato de decenas de civiles desplazados durante un asalto contra la catedral de San José y la residencia del obispo en la localidad de Bambari.

    En base a las informaciones disponibles, al menos 27 personas, entre ellas mujeres y niños, durante un ataque ejecutado el 7 de julio contra los edificios por parte de un grupo de hombres armados. Se calcula que unos 6.000 desplazados se encontraban refugiados en la iglesia.

    "La misión reitera su compromiso con los esfuerzos para poner fin a la violencia y urge a las partes a abandonar las armas y a participar activamente en el proceso político y de reconciliación", ha dicho el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stephane Dujarric.

    Altos cargos de Naciones Unidas han alertado del "incremento alarmante" de la violencia en Bambari, donde se han registrado varios ataques contra la población civil en los últimos días. En la localidad se encuentra una de las diócesis católicas del país.

    El país se ha visto sacudido por la violencia en los últimos meses en medio de los enfrentamientos entre la milicia Séléka y las milicias 'anti balaka'. Séléka, una coalición de rebeldes de mayoría musulmana del norte del país que se hizo con el poder tras un golpe de Estado en 2013, fue acusada de múltiples abusos de los Derechos Humanos, lo que llevó a parte de la población cristiana a crear las milicias 'anti balaka' para combatir sus excesos.

    Los combates también han dejado miles de muertos y más de medio millón de desplazados internos y aproximadamente unas 650.000 personas han tenido que abandonar sus hogares y huir hacia países vecinos como Camerún, Chad, República Democrática del Congo y República del Congo.