25 de mayo de 2020
16 de junio de 2014

La misión de la UE en República Centroafricana alcanza su plena capacidad con 700 soldados

BRUSELAS, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La operación militar de la UE en la capital de República Centroafricana ha alcanzado su "plena" capacidad operativa con algo más de 700 soldados y policías europeos.

"La fuerza de la Unión Europea en República Centroafricana, EUFOR CAR, ha alcanzado su plena capacidad operativa el 15 de junio. Su mandato cubrirá un periodo de entre cuatro a seis meses a partir de esta fecha", ha confirmado el portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Sebastien Brabant.

La misión, que comenzó a desplegarse en abril, tiene por objetivo contribuir a la seguridad y protección del aeropuerto de Bangui, en cuyas inmediaciones hay un campo de refugiados, así como la seguridad de dos distritos de la capital donde hay "tensiones intercomunales profundas" y se registra "la mayor parte de la violencia que asola la capital centroafricana", ha precisado el portavoz.

La misión cuenta ya con unos 700 soldados y policías de 22 países en total, aunque "se verá reforzada con un centenar de soldados suplementarios en los próximos días".

El contingente español de 88 efectivos, al que visitó este domingo el ministro de Defensa, Pedro Morenés, está constituido fundamentalmente por unos 50 efectivos de operaciones especiales, 25 guardias civiles, once militares destinados en los cuarteles de la operación y ocho, que forman parte del núcleo de apoyo a la fuerza.

La operación cuenta con el mandato de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU 2134 y permitirá dar apoyo al despliegue de la operación de mantenimiento de la paz de la ONU prevista de aquí a finales de año.

La misión pretende ser una contribución para apoyar a las fuerzas de la Unión Africana y francesas de la operación Sangaris a restablecer un entorno estable y de seguridad, permitir el regreso de las poblaciones desplazadas por la violencia entre cristianos y musulmanes, apoyar los proyectos de ayuda y desarrollo sobre el terreno y restablecer la libertad de movimiento para las poblaciones y las organizaciones humanitarias en su zona de responsabilidad.

La fuerza europea opera al amparo del capítulo VII de la Carta de la ONU lo que les autoriza a utilizar la fuerza para impedir incidentes de violencia interétnica y también tiene capacidad para hacer detenciones sobre el terreno, responsabilidad principal en todo caso de las autoridades centroafricanas.