28 de marzo de 2020
23 de julio de 2008

Moratinos defiende el papel de España en el proceso euromediterráneo

Moratinos defiende el papel de España en el proceso euromediterráneo
EP


   MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, defendió esta tarde el papel desempeñado por España en el 'Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo' ante las críticas del PP, que acusó al Gobierno de no haber colocado a España en una posición de liderazgo en esta iniciativa integradora que se desarrolla en la región euromediterránea.

   En la sesión extraordinaria celebrada por la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, durante la que Moratinos informó a los diferentes grupos parlamentarios acerca de la Cumbre Euromediterránea que se celebró el pasado 13 de julio en París, el ministro destacó los logros de la diplomacia española y de los distintos gobiernos socialistas a lo largo del proceso, que comenzó en la Conferencia de Barcelona de 1995.

   Pero el portavoz del Grupo Popular, Francisco Ricomà, manifestó la "envidia sana" que siente por la misión llevada a cabo por Francia y, en particular, por su presidente, Nicolas Sarkozy. En su opinión, el mandatario galo ha dado "un claro ejemplo de liderazgo internacional" en la Cumbre de París, que calificó de "éxito de la diplomacia francesa" por haber conseguido reunir a numerosos países, entre ellos algunos distanciados por importantes diferencias, como ocurre entre Israel y Siria, Líbano o los territorios palestinos.

   Moratinos respondió que se escogió la palabra "proceso" para referirse a la iniciativa euromediterránea porque se sabía que iba a ser "complejo" romper las desigualdades entre los países de la ribera norte y la ribera sur del Mediterráneo, así como crear las condiciones para lograr la estabilidad, el progreso y el acercamiento.

   "No es fácil, pero por lo menos hay que intentarlo", opinó el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación. "En Valencia, ustedes podrían haber asumido el riesgo y no lo intentaron", añadió, refiriéndose a la Reunión de Ministros Euromediterráneos de Asuntos Exteriores que se celebró en esta ciudad en 2002, cuando gobernaba el PP.

   A continuación, Moratinos enumeró las aportaciones realizadas por España al proceso euromediterráneo y también las suyas personales y preguntó a Ricomá cuál ha sido la misión y la intervención del PP en esta negociación.

   Pero Ricomá insistió en que "España podía y debía haber desarrollado en la región un papel más importante", un papel "protagonista", en lugar de haber quedado como un "mero actor de reparto" teniéndolo "todo a favor". Por ello, instó al Gobierno a "recuperar el protagonismo perdido".

PP: UNA COSA ES APORTAR Y OTRA LIDERAR.

   Respondiendo a la defensa que hizo Moratinos del papel desempeñado por España, el portavoz de los 'populares' reconoció "todo el trabajo" que se ha realizado, que describió como "útil y bien intencionado", pero hizo hincapié en la importancia de diferenciar entre lo que supone hacer "aportaciones" y lo que significa asumir el "liderazgo".

   En este contexto, Moratinos, que dijo que el Gobierno es "el primero en elogiar a Sarkozy", expresó su deseo de que España tenga ese mismo liderazgo en el proceso euromediterráneo en 2010, cuando asumirá la presidencia de la Unión Europea.

   Al margen de estas discrepancias entre el PP y el Gobierno, todos los grupos parlamentarios presentes en la comisión --los dos mayoritario, CiU e IU-- reafirmaron su apoyo a la presentación de la ciudad de Barcelona como candidata a ser la sede del recién creado Secretariado de la Unión por el Mediterráneo.

   Moratinos destacó que la Ciudad Condal tiene la "legitimidad histórica y geográfica" para ser un referente en el Mediterráneo y aseguró que el Gobierno trabajará para conseguir que Barcelona sea la ciudad elegida como sede del Secretariado, un asunto que se tratará en la Conferencia Euromediterránea que se celebrará en Marsella los próximos 3 y 4 de noviembre.

CUMBRE EXITOSA.

   También coincidieron los distintos grupos parlamentarios en reconocer el éxito de la Cumbre de París porque fue más allá de una "declaración de intenciones". Sin embargo, el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, afirmó que "muchos países" de la ribera sur del Mediterráneo "siguen desconfiando del proceso" porque consideran que está orientado sobre todo a los intereses del norte, aunque reconoció que en el encuentro hubo una "participación importante" de los países del sur.

   Por su parte, el portavoz de CiU, Jordi Xuclà, elogió la "hoja de ruta de trabajo por objetivos muy concretos" que ha resultado de la Cumbre de París y subrayó la importancia de que el proceso euromediterráno tenga una "dimensión económica" porque a veces "las empresas están por delante de algunos impulsos políticos".

   Por último, el PP se felicitó de que en el encuentro del pasado 13 de julio se definiesen proyectos de forma específica y se esbozase la estructura institucional del proceso euromediterráneo, pero resaltó que "el mayor de los objetivos" de esta iniciativa es la consecución de la paz en Oriente Próximo y en los demás conflictos regionales que existen en la región, un aspecto en el cual la Cumbre "cumplió las expectativas", según Ricomà.