20 de enero de 2020
1 de julio de 2014

MSF alerta de la violencia y la destrucción que sufren los trabajadores y centros sanitarios

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado este martes la violencia y la destrucción que sufren desde hace meses el personal y los centros sanitarios en Sudán del Sur, lo que impide dar asistencia médica a la población sursudanesa.

En su informe 'Violencia contra la Salud en el conflicto en Sudán del Sur', MSF recoge los datos que ha recopilado entre diciembre de 2013 y junio de 2014. En apenas seis meses, la violencia en Sudán del Sur ha acabado con la vida de 58 personas en las inmediaciones de cuatro hospitales.

Otros centros sanitarios y vehículos médicos han sufrido ataques, saqueos o han sido quemados, con la consiguiente desaparición del material. Los hospitales de las ciudades de Bor, Malakel, Bentiu, Nassir y Leer han sufrido incidentes de este tipo en varias ocasiones.

MSF también ha mostrado su preocupación por las personas que no pueden recibir atención sanitaria a causa de la violencia. Sólo el hospital de Leer, arrasado a finales de enero, asistía a unas 270.000 personas, entre las que había enfermos de sida y tuberculosis. El centro, que retomó la actividad en mayo, registró 1.600 casos de niños desnutridos durante las primeras tres semanas de trabajo.

El coordinador médico de MSF en Sudán del Sur, Mohamed Shoaib, ha lamentado que sólo pueden proporcionar "una parte de los servicios" que daban antes. Shoaib también ha denunciado que en el sur del país no existe "ni un solo lugar" en el que se pueda operar de urgencia.

MSF ha pedido a ambas partes que aseguren el acceso a la sanidad de los civiles, sin miedo a sufrir ataques. MSF pretende así mejorar la situación que viven el personal sanitario y los pacientes.

En su informe, la ONG también se dirige al Ministerio de Sanidad y a la oposición sudanesa, el Movimiento de Liberación del Pueblo, que garanticen la seguridad de los trabajadores sanitarios y tomen las medidas necesarias para que los sursudaneses puedan acceder a la sanidad.