25 de mayo de 2019
30 de junio de 2014

Muere un cámara de la cadena rusa Channel One a causa de un disparo efectuado por tropas ucranianas

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El cámara de la cadena de televisión rusa Channel One Anatoli Klyan ha fallecido este domingo tras recibir un disparo en el estómago después de que las tropas ucranianas abrieran fuego contra un autobús en el que viajaba junto a un grupo de civiles en la localidad de Donetsk.

El servicio de prensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk ha detallado que Klyan viajaba en el autobús junto a otros periodistas y un grupo de mujeres, principalmente madres de integrantes de los grupos separatistas, que iban a una base militar para negociar sobre su futuro.

En base a estas informaciones, recogidas por la cadena de televisión rusa RT, los soldados ucranianos efectuaron varios disparos de la base cuando el autobús llegó a su destino, hiriendo a Klyan y al conductor del autobús. El cámara falleció en la ambulancia cuando era trasladado al hospital.

Pese a que Channel One no se ha pronunciado oficialmente sobre la noticia, la periodista de la cadena Maria Finoshina, que se encuentra en Lugansk, ha confirmado que Klyan recibió un disparo y falleció poco después.

"Sabemos que los periodistas habían terminado su trabajo y estaban fumando un cigarro cuando se inició el tiroteo. Es muy difícil determinar quién estaba disparando, pero hemos estuchado información sobre un autobús y sus pasajeros como objetivo", ha detallado.

"En el autobús iban madres de las milicias de autodefensa. Se dirigían a la base militar, actualmente controladas por el Ejército ucraniano, para iniciar negociaciones sobre sus hijos", ha remachado Finoshina.

El servicio de prensa de la República Popular de Donetsk ha agregado que otro equipo de periodistas rusos, en esta ocasión pertenecientes a la cadena LifeNews, ha sido objeto de un ataque con lanzagranadas cerca de una base militar de Donetsk, si bien el incidente se ha saldado sin heridos.

El 17 de junio, el periodista ruso Igor Korneliuk, que trabajaba para la cadena VGTRK, murió tras resultar herido por disparos de mortero presuntamente obra del Ejército ucraniano cerca de Lugansk. Junto a él falleció el técnico de sonido Anton Voloshin.