26 de octubre de 2020
9 de enero de 2020

Mueren 25 soldados en un ataque contra un puesto de control en Níger

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRES) -

Al menos 25 soldados han muerto en un ataque ejecutado este jueves contra un puesto de control ubicado en la localidad nigerina de Sinegodar, situada cerca de la frontera con Malí, según ha confirmado el Ministerio de Defensa del país africano.

El Ministerio ha resaltado que el ataque, cuya autoría no ha sido reclamada por el momento, se ha saldado con la "neutralización" de 63 asaltantes, tal y como ha recogido el diario local 'Niger Tribune'.

Sin embargo, fuentes de seguridad citadas por el portal local de noticias Actu Niger han apuntado a la muerte de al menos 30 militares, según un balance provisional.

Según las informaciones facilitadas por 'Niger Tribune', el ataque ha sido perpetrado por personas "fuertemente armadas" que llegaron al lugar a bordo de varios vehículos.

Sinegodar se encuentra en la región de Tillaberi, afectada por el incremento de los ataques por parte de grupos yihadistas en los últimos meses.

Entre los atentados registrados recientemente en Níger figura el perpetrado en diciembre por el grupo yihadista Estado Islámico en África Occidental (ISWA) contra una base del Ejército nigerino en Inates (oeste), que se saldó con la muerte de 71 soldados.

El ataque contra Inates se convirtió el más mortífero perpetrado en el país en cuanto a bajas en las filas del Ejército, superando al ejecutado en 2015 contra Karamga por el grupo yihadista Boko Haram --del que se escindió ISWA--, que se saldó con la muerte de 46 soldados y cerca de 30 civiles.

Níger ha sido escenario de un repunte de la violencia yihadista, especialmente en la zona del lago Chad --la región de Diffa-- y en la frontera con Burkina Faso y Malí --Tillaberi y Tahoua--, donde están activos varios grupos yihadistas, entre ellos las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico.

Naciones Unidas alertó el miércoles de un incremento "sin precedentes" de la violencia terrorista en África Occidental en el Sahel y detalló que al menos 4.000 personas murieron el año pasado en ataques en Burkina Faso, Malí y Níger.

La cifra supone un "aumento devastador" respecto a los 770 muertos de 2016 y los 1.800 registrados en 2018, tal y como destacó el enviado de Naciones Unidas a África Occidental, Mohamed Ibn Chambas, en una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Para leer más