30 de noviembre de 2020
3 de julio de 2018

Mueren varios altos cargos de los huthis en un bombardeo de la coalición cerca de Hodeida

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La coalición que encabeza Arabia Saudí habría matado este martes a varios altos cargos de los huthis en un bombardeo en los alrededores de la localidad yemení de Hodeida (oeste), según el Ministerio de Defensa de Yemen.

El Ministerio ha detallado que el ataque aéreo ha tenido como objetivo una sede de los rebeldes en la localidad de Zabid en la que se estaba celebrando una reunión, tal y como ha recogido el diario saudí 'Arab News'.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) anunció el domingo la suspensión de su campaña militar en la ciudad portuaria yemení de Hodeida para dar una oportunidad a los esfuerzos de paz de Naciones Unidas que permitan la entrada de alimentos y ayuda médica a la población, en uno de los pocos puntos de entrada de asistencia para un país arrasado por la guerra. Sin embargo, los huthis han desmentido esta tregua.

EAU tomó esta decisión después de que el enviado especial de la ONU en Yemen, Martin Griffiths, se pasara los últimos días negociando entre las fuerzas aliadas al Gobierno legítimo yemení (Emiratos y Arabia Saudí entre ellas) y los insurgentes huthis el fin de los enfrentamientos en el puerto, cuya destrucción podría terminar de remachar la catastrófica situación humanitaria.

La ofensiva lanzada por la coalición árabe el pasado 12 de junio en la ciudad ha sido la más grande de la guerra, pero el frente ha permanecido relativamente tranquilo durante la última semana.

Los huthis han ofrecido a la ONU el control del puerto como parte de un acuerdo general de alto el fuego, pero Arabia Saudí insiste en que se retiren de toda la costa oeste del país, algo que los rebeldes no están dispuestos a aceptar. Griffiths todavía no ha precisado quién se encargaría de la seguridad en la ciudad, si finalmente acabara bajo la gestión de la ONU.

Naciones Unidas calcula que más de 10.000 personas han perdido la vida desde que el conflicto se intensificó en marzo de 2015. La organización teme, además, que la escalada de los enfrentamientos pueda exacerbar lo que ya es la crisis humanitaria más urgente del mundo, con 22 millones de personas dependiendo de la ayuda y unos 8,4 millones al borde de la inanición.

Para leer más