7 de abril de 2020
27 de abril de 2008

Una mujer austríaca confiesa que su padre abusaba de ella y la mantuvo encerrada 24 años

Una mujer austríaca confiesa que su padre abusaba de ella y la mantuvo encerrada 24 años
REUTERS
Foto de la Noticia
Foto: Reuters + Ampliar



   VIENA, 29 (OTR/PRESS)

   El caso de Natascha Kampusch conmocionó al mundo, con un secuestro que duró ocho años. Ahora ha salido a la luz otro similar aún más espeluznante: una mujer austriaca de 42 años que fue sometida a abusos sexuales por parte de su padre, de 73, desde los 11 años.

A los 18 fue drogada y secuestrada en el sótano de su casa, donde permaneció retenida durante 24 años y donde tuvo siete hijos como consecuencia de las violaciones de su padre. Todo se descubrió cuando una de las hijas de la víctima tuvo que ser ingresada en el hospital.

   La víctima, identificada como Elisabeth F., sostuvo ayer que su padre, Joseph, la llevó hasta el sótano de su casa en la localidad de Amstetten en 1984, la drogó y la esposó antes de encerrarla. "He recibido abusos continuos durante los 24 años que estuve cautiva", dijo Elisabeth en la declaración policial. Asimismo, la mujer confesó que su padre abusaba de ella desde los 11 años.

   "Esto llevó a seis hijos.", agregó. En total, la mujer dio a luz en total a siete bebés, aunque uno murió poco después de nacer a consecuencia de las condiciones insalubres en las que se encontraban en el sótano de la casa.

   De esta forma, el terrible cautiverio de Elisabeth F. no fue el único. Las violaciones del padre que derivaron en un total de seis hijos, convirtieron el secuestro en uno múltiple. La mujer explicó que Joseph le proporcionaba a ella y tres hijos, quienes también estaban encerrados, ropas y alimentos.

Por otro lado, la Policía austriaca ha localizado la prisión subterránea. "Hace pocos minutos el sospechoso rompió su silencio por primera vez y explicó a los oficiales que había una portezuela oculta en el taller que sólo se abriría con la activación de un mecanismo eléctrico del que sólo él conocía el código", explicó el responsable de la unidad de investigaciones criminales del estado de Baja Austria, Franz Polzer, en declaraciones a la emisora ORF.

   Los policías consiguieron entrar en la bodega después de que el sospechoso revelara el código. Tras recorrer un estrecho pasadizo de suelo irregular llegaron al lugar en el que estuvo retenida la mujer, explicó Polzer. "No hay sólo una, sino varias habitaciones: una para dormir, otra para cocinar y sanitarios", agregó.

LA BÚSQUEDA.

   Su esposa Rosemarie no se enteró nunca de lo que ocurría, aunque se desconoce qué es lo que creía sobre el paradero de su hija, ya que el presunto secuestrador no se ha mostrado dispuesto a declarar. Asimismo, se desconoce el paradero de los otros tres hijos de la víctima y que no fueron retenidos en el sótano.

   El caso salió a la luz cuando la hija mayor, llamada Kerstin F., cayó gravemente enferma y debió ser llevada al hospital de Amstetten. "Una joven de 19 años de edad entró al hospital de Amstetten el último fin de semana", dijo un portavoz de la policía. "La joven está gravemente enferma y aún luchando por su vida. Entonces se emprendió una búsqueda de la madre, quien se encontraba en paradero desconocido, "para obtener más detalles sobre la chica", agregó. Se han tomado muestras de ADN de todos los implicados y serán próximamente evaluadas.