5 de diciembre de 2020
29 de octubre de 2006

Nigeria.- Casi 100 personas podrían haber muerto en el accidente de avión ocurrido cerca del aeropuerto de la capital

ABUJA, 29 Oct. (EP/AP) -

Los responsables de seguridad nigerianos temen que casi 100 personas hayan muerto en el accidente de un avión de pasajeros durante una tormenta, nada más despegar desde el aeropuerto de la capital, Abuja, según fuentes del Ministerio de Aviación.

De los 104 pasajeros que viajaban a bordo, por el momento solo siete personas han sido rescatadas con vida de entre los restos del fuselaje, y se teme, según las primeras informaciones, que entre los fallecidos se encuentre el líder espiritual de la comunidad musulmana en Nigeria.

El aparato, un Boeing 737, se estrelló a las 10:29 h. (hora peninsular española), un minuto después de despegar, y chocó contra el suelo por razones aún pendientes de investigación, según informó Sam Adurogboye, portavoz del Ministerio de Aviación.

El portavoz confirmó el número total de 104 personas, entre pasajeros y miembros de la tripulación, que viajaban en el aparato, y que se dirigía a la ciudad de Sokoto, a 800 kilómetros al noroeste de la capital. Adurogboye señaló que los supervivientes habían sido llevados al hospital y que "creemos que el resto de los pasajeros están muertos".

Después, la administración del estado de Sokoto anunció en comunicado oficial que el sultán de Sokoto y director del Consejo Supremo para Asuntos Islámicos en Nigeria, Mahamadu Maccido, se contaba entre las víctimas del accidente. También se confirmó que el hijo del sultán, Muhammed Maccido se encontraba a bordo del aparato junto con Abdulrahman Shehu Shagari, el hijo del ex presidente nigeriano Shenu Shangari, pero no se ha podido confirmar si estos dos últimos se encuentran vivos o muertos.

El presidente nigeriano Olusegun Obasanjo ha ordenado una investigación inmediata de los hechos, y ha mostrado su "profunda consternación y tristeza, expresando sus condolencias a todos los nigerianos, en especial a la familia, amigos y compañeros de los que se encontraban a bordo", según una declaración oficial remitida por su portavoz, Remi Oyo.

El avión era propiedad de la compañía Aviation Development Co., una aerolínea privada. En 1996, uno de sus aparatos se estrelló en un lago cerca de la ciudad más importante del país, Lagos, acabando con la vida de sus 143 pasajeros.