26 de marzo de 2019
  • Lunes, 25 de Marzo
  • 16 de septiembre de 2014

    Condenados a muerte doce militares nigerianos por intentar matar a su general en un motín

    Los militares habían recibido la víspera los cadáveres de varios militares muertos en una emboscada de Boko Haram

       MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -  

       Las autoridades militares de Nigeria han condenado a muerte a doce militares por un motín que realizaron en mayo y con el que pretendieron asesinar al jefe de su unidad, situada en el noroeste del país, han informado las Fuerzas Armadas del país africano en un comunicado.

       La unidad en la que sucedieron los hechos está situada en Maiduguri, en el noroeste de Nigeria, la zona en la que el grupo terrorista Boko Haram concentra sus ataques. Un tribunal militar de Abuya ha considerado culpables a trece de los 18 miliares procesados por motín y otros delitos y les ha impuesto a doce de ellos la pena de muerte. El otro condenado tendrá que estar 28 días en la cárcel con trabajos forzados. Otros cinco militares han sido absueltos.

    MOTÍN

       Los militares están acusados de haber participado el 14 de mayo de 2014 en un motín en el que dispararon contra el comandante de su unidad en Maiduguri, el general de División Ahmed Mohamed. Los militares que han sido absueltos han sido identificados como David Robert, Mohammed Sani, Iseh Ubong, Sebastine Gwaba y Naaman Samuel.

       Los militares condenados a muerte han sido identificados como Jasper Braidolor, David Musa, Friday Onuh, Yusuf Shuaibu, Igonmu Emmanuel, Andrew Ugbede, Nurudeen Ahmed, Ifeanyi Alukagba, Alao Samuel, Amadi Chukwuma, Alan Linus y Stephen Clement. El condenado a 28 días de prisión es Jeremiah Echocho.

       Los militares condenados han sido hallados culpables de conspiración criminal, motín, intento de asesinato, insubordinación y acusación falsa, según ha informado el diario 'The Punch'. El presidente del tribunal castrense, el general de División C.C. Okonkwo, ha asegurado que los doce militares han sido condenados por tres de los delitos más atroces.

       El ataque contra el comandante de la unidad tuvo lugar cuando el general visitó el acuartelamiento. La unidad atacada es el Acuartelamiento Maimalari, sede de la Séptima División, la más moderna del Ejército de Nigeria.

       Fuentes militares han indicado que los militares de esa unidad se habían quejado de falta de munición, comida y servicios antes de la visita del general. Además, también se ha dicho que estaban bajos de moral por que no tenían relevo y que estaban muy afectados por las bajas que les ha causado el grupo terrorista Boko Haram.

       "La visita del general coincidió con la llegada de los cuerpos de soldados muertos en una emboscada en Chibok el 13 de mayo", ha explicado una fuente conocedora del caso.