19 de enero de 2021
2 de diciembre de 2020

Nueva Zelanda declara la emergencia climática y fija 2025 para reducir sus emisiones de carbono

Nueva Zelanda declara la emergencia climática y fija 2025 para reducir sus emisiones de carbono
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern. - 2019 GETTY IMAGES / MARK TANTRUM - ARCHIVO

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento de Nueva Zelanda ha votado a favor de declarar la emergencia climática en el país, después de que la primera ministra, Jacinda Ardern, presentara una moción para su debate en la Cámara, que incluye la promesa de que el sector público reducirá sus emisiones de carbono para 2025.

Ardern se ha comprometido a ser ejemplo de la reducción de emisiones de carbono, por eso el Parlamento "mostrará su liderazgo y demostrará lo que es posible a otros sectores de la economía neozelandesa reduciendo las propias emisiones del Gobierno y convirtiéndose en uno neutral en cuanto a emisiones de carbono para 2025", ha incidido durante su intervención, según recoge Radio New Zealand.

En este sentido, "los organismos gubernamentales tendrán que medir y reducir sus emisiones y compensarlas" en caso de que no puedan emitir cero emisiones, ya que "el sector público debe ser y será un ejemplo que establezca el estándar que todos debemos alcanzar para el 2050", ha detallado la primera ministra.

El decreto propuesto por Ardern también aborda la eliminación gradual de las calderas de carbón más activas y grandes del país, el requerimiento a las instituciones públicas para adquirir una flota de vehículos eléctricos, la cual a su vez deberá ser reducida.

La declaración de emergencia climática, "basada en la ciencia", señala el "impacto devastador" que los cambios en el clima tendrán en Nueva Zelanda, así como la "alarmante tendencia a la disminución de las especies", ha resaltado el ministro del Clima neozelandés, James Shaw.

Aunque la declaración finalmente ha sido aprobada, un sector de la oposición ha votado en contra, al considerarla "superficial" y "simbólica", sin aplicación práctica "más allá de ser una declaración política", y ha criticado la iniciativa ya que "lo que se necesita es reducir las emisiones, no decirle a los neozelandeses cómo tienen que vivir sus vidas".

Para leer más