25 de noviembre de 2020
19 de agosto de 2007

Obama se defiende de las críticas que le consideran inexperto y las califica de maniobra política de distracción

DES MOINES (IOWA, ESTADOS UNIDOS), 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Varios precandidatos demócratas hicieron hincapié el domingo en la falta de experiencia del aspirante Barack Obama, que, a su vez, las calificó de maniobra para evitar la discusión de "problemas graves", durante un nuevo encuentro previo a la celebración de las primarias en el Caucus de Iowa.

Los rivales del joven senador criticaron sus declaraciones recientes en las cuales dijo que estaba dispuesto a reunirse con gobernantes extranjeros claramente opuestos a la política internacional estadounidense, como el Jefe de Estado de Corea del Norte, Kim Jong Il.

"Para prepararme para este debate estuve conduciendo en los coches de choque en la feria de Estado", dijo el legislador por Illinois, lo cual provocó risas y aplausos en la Universidad Drake.

La senadora demócrata por Nueva York y precandidata a la presidencia Hillary Rodham Clinton, ha expresado en varias ocasiones su disconformidad con la forma en que Obama pretende conducir las relaciones con gobernantes que han sido enemigos de Estados Unidos. Obama había dicho en un debate anterior que no tendría problemas para reunirse con los jefes de países como Cuba, Corea del Norte e Irán.

"No creo que un presidente deba conceder la ficha de negociación de un encuentro personal con gobernante alguno sin saber qué ventaja obtendrá de ella", dijo la ex primera dama.

En cuanto a la falta relativa de experiencia de Obama, el senador Christopher Dodds advirtió a Obama de que no tendrá tiempo "hasta enero para prepararse ante esta tarea". Dodds tiene más de 30 años de experiencia como legislador.

El ex senador y también candidato John Edwards dijo que los aspirantes a la presidencia no deben ofrecer soluciones hipotéticas a problemas graves, una afirmación a la cual el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, asintió en señal de aprobación.

Obama respondió afirmando que las críticas son "parte de lo que molesta a los estadounidenses sobre la política, donde se aplica la astucia y se fabrican problemas y polémicas en lugar de hablar sobre los problemas graves que tenemos".