11 de diciembre de 2019
  • Martes, 10 de Diciembre
  • 9 de enero de 2009

    Obama está dispuesto a iniciar un acercamiento a Hamás, según fuentes cercanas al equipo de transición

    LONDRES, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Administración de Barack Obama, que tomará posesión de su cargo el próximo 20 de enero, está dispuesta a abandonar la política de George W. Bush de aislar a Hamás estableciendo un acercamiento al movimiento palestino, según informaron fuentes cercanas al equipo de transición consultadas por el diario británico 'The Guardian'.

    Los posibles contactos con Hamás, que se realizarían a través de los servicios de Inteligencia estadounidenses, representarían la ruptura definitiva con la política de Bush, cuyo Gobierno designó a esta organización como grupo terrorista y en el año 2006 el Congreso norteamericano aprobó una ley que impide al país ayudar económicamente al grupo.

    Pero tres personas con conocimiento de las discusiones del equipo de transición de Obama aseguran que, aunque no se ha producido ninguna conversación acerca de iniciar negociaciones directas con Hamás a corto plazo, asesores del futuro presidente le han aconsejado que dé luz verde a un acercamiento a bajo nivel o 'en la sombra', ya que, según las fuentes, se está extendiendo por Washington la opinión de que la política de aislar a Hamás es contraproducente.

    Las fuentes citadas por 'The Guardian' comparan el acercamiento que podría iniciar la Administración Obama con los contactos secretos que mantuvo Estados Unidos con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en los años setenta. Israel no tuvo conocimiento de este diálogo hasta mucho tiempo después.

    Richard Haass, diplomático durante los gobiernos de Bush padre e hijo que ha sido nombrado por varios medios de comunicación como posible enviado de Obama para Oriente Próximo, ha mostrado su apoyo a iniciar contactos a bajo nivel con Hamás siempre que se haga efectivo el alto el fuego con Israel y se produzca una reconciliación con Al Fatá, el movimiento del presidente Mahmud Abbas.

    Otro posible aspirante a ocupar un puesto en la política exterior del gobierno de Obama sugirió que el mandatario electo no se verá obligado a continuar con la política de Bush de aislar a Hamás. "Va a ser una administración comprometida con la negociación con las partes críticas sobre cuestiones críticas", señaló.

    ESCENARIO DEL DIÁLOGO

    Las fuentes citaron varias opciones sobre el escenario en que podría producirse el diálogo con Hamás para poder darle legitimidad debido a la resolución del Congreso. "Enviados secretos, una especie de diálogo a seis bandas. El aislamiento total de Hamás que hemos promulgado con Bush se va a acabar", explicó Steve Clemons, director del American Strategy Programme en la Fundación New America.

    "Se puede hacer algo a través de los europeos. Se puede inventar una estructura que sea multilateral. Va a ser duro (...) Creo que va a ocurrir", añadió. Por su parte, un experto en Oriente Próximo cercano al equipo de transición subrayó que es "improbable que se haga público".

    Aunque Obama adoptó una posición totalmente proisraelí durante la campaña electoral en Estados Unidos, como hizo la que será próxima secretaria de Estado, Hillary Clinton, la prioridad del presidente electo en la actualidad es asegurarse de que el conflicto en la Franja de Gaza no le quite la oportunidad de fijar su propia agenda internacional en lugar de reaccionar a los acontecimientos, según expertos.