19 de abril de 2019
16 de abril de 2010

Obama ordena el fin de la discriminación en las visitas a los pacientes homosexuales hospitalizados

NUEVA YORK, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ordenado este jueves al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) que ponga fin a la discriminación que sufren los pacientes homosexuales en las visitas de sus parejas a los hospitales, informó el diario 'The Washington Post' citando fuentes del Gobierno norteamericano.

Obama firmó en la noche del jueves un memorando que exige a los hospitales estadounidenses que permitan que los homosexuales hospitalizados reciban la visita de sus compañeros sentimentales y que éstos puedan tener poderes legales en las decisiones médicas que afecten a los enfermos.

El documento legal firmado por Obama será anunciado públicamente hoy, viernes, indicaron al rotativo un funcionario del Gobierno y una fuente conocedora de la decisión del presidente. Una de estas fuentes indicó que la nueva norma afectará a todos los hospitales que reciban fondos de Medicare o Medicaid, los programas de seguro médico del Gobierno para las personas mayores, discapacitadas y de menores ingresos.

En el memorándum, que ha sido enviado a la secretaria de HSS, Kathleen Sebelius, Obama dice que busca asegurarse legalmente de que los hospitales "respetan los derechos de los pacientes a elegir sus visitantes". El presidente señala la necesidad de que los centros médicos no discriminen a sus pacientes en base a su orientación sexual o a su identidad de género.

"Cada día, en toda América, muchos pacientes ven denegada la amabilidad y los cuidados de las personas a las que aman", indica en el texto Obama, quien añade la importancia de tener a los seres queridos al lado cuando se sufre una emergencia médica o se pasan largas temporadas de ingreso en un hospital.

La medida beneficiará, indica Obama, a los "gays y lesbianas de Estados Unidos que frecuentemente son separados de sus compañeros, quienes pueden haber pasado junto a ellos décadas de su vida y sin embargo no pueden estar junto a la persona a la que aman, ni pueden actuar como sustituto legal si su pareja ha quedado incapacitada".

Con esta decisión, Obama trata de poner fin a una práctica comúnmente utilizada por muchos hospitales estadounidenses, que insisten en que sólo los familiares biológicos o matrimoniales de los enfermos deben tener permiso para acceder a las visitas y decidir sobre sus tratamientos. El propio 'Washington Post' señala que la medida sumergirá a Obama de forma directa en el debate sobre la legalización de los matrimonios entre personas de un mismo sexo.

Asociaciones y activistas que luchan por los derechos de los homosexuales llevan años denunciando el dolor emocional asociado a no poder visitar a la pareja en momentos de grave enfermedad. Por el contrario, los detractores del matrimonio entre personas del mismo sexo se oponen frontalmente a esta medida y a la posibilidad de que las parejas de los homosexuales obtengan derechos legales sobre los pacientes.