8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • 12 de noviembre de 2019

    La OEA confirma "irregularidades", algunas "muy graves", en las elecciones presidenciales de Bolivia

    El equipo técnico ha entregado el informe preliminar al Consejo Permanente en su reunión de este martes

    La OEA confirma "irregularidades", algunas "muy graves", en las elecciones presidenciales de Bolivia
    Manifestación en La Paz contra la reeleción de Evo Morales - REUTERS / KAI PFAFFENBACH

    MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

    La Organización de Estados Americanos (OEA) ha difundido este martes el resumen del informe preliminar de la auditoría que ha realizado de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre en Bolivia, que confirma "irregularidades", algunas "muy graves", tal y como avanzó durante el fin de semana su secretario general, Luis Almagro.

    El informe ha sido entregado al Consejo Permanente de la OEA, en el marco de la sesión extraordinaria que ha celebrado este martes para abordar la situación en Bolivia tras la dimisión de Morales, a petición de Perú, Brasil, Colombia, Guatemala, República Dominicana y del autoproclamado Gobierno de Juan Guaidó en Venezuela, así como de Estados Unidos y Canadá.

    El equipo técnico de la OEA ha analizado cuatro elementos --tecnología, cadena de custodia, integridad de las actas y proyecciones estadísticas-- y en todos ellos "se encontraron irregularidades que varían desde muy graves hasta indicativas". "La razón por la cual se hizo un estudio tan profundo fue, justamente, para cruzar información y garantizar que las irregularidades encontradas no fueran superficiales", ha subrayado.

    Así, ha precisado que "en el componente informático se descubrieron fallas graves de seguridad en los sistemas tanto de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) como del cómputo final". En particular, ha apuntado a "una clara manipulación del sistema TREP que afectó tanto a los resultados de dicho sistema como a los del cómputo final".

    En cuanto a la cadena de custodia, ha considerado "no existen los controles necesarios (...) del material electoral sensible". "En ninguno de los cinco departamentos visitados existen registros firmados ni constancias que acrediten las acciones relacionadas al traslado del material electoral tanto durante la jornada de votación como en la etapa postelectoral", ha señalado.

    A este respecto, ha llamado la atención sobre lo ocurrido en los departamentos de Chuquisaca y Potosí, donde "parte del cómputo de las actas electorales fue llevado a cabo en localidades diferentes a las establecidas originalmente" sin que fuera notificado a los delegados de los partidos políticos que concurrían a las urnas, "por lo que no pudieron presenciar el cómputo oficial".

    Sobre la integridad de las actas, ha apuntado que, "del análisis de 333 actas seleccionadas se verificó que 78, un 23 por ciento, presentaban irregularidades desde el punto de vista pericial". En algunos casos, ha precisado, "se verificó que todas las actas de un mismo centro habían sido completadas por la misma persona", mientras que en otras el cien por cien daba la victoria a Morales y en algunos centros habían votado todos los electores, dos cosas improbables.

    "Se analizaron, además, 176 actas de voto en el exterior que habían sido escrutadas en Argentina. De ellas, el 38,07 por ciento presentaron inconsistencias con el número de ciudadanos que sufragaron. Es decir, las actas reflejaban un número mayor de votos que de votantes registrados", ha añadido el bloque hemisférico.

    Finalmente, en lo tocante a las proyecciones estadísticas, ha mencionado irregularidades en el cómputo del último cinco por ciento de los votos, de los cuales Morales ganó un 60,5 por ciento, mientras que el candidato opositor Carlos Mesa obtuvo solamente un 23,8 por ciento.

    "En otras palabras, en el último cinco por ciento de votación, Morales incrementa el promedio de votación en un 15 por ciento, comparado con el 95 por ciento anterior, mientras Mesa cae en una proporción prácticamente igual. Este comportamiento es muy inusual", ha explicado.

    Por todo ello, "el equipo auditor no puede validar los resultados de la presente elección". En consecuencia, ha reiterado su recomendación de celebrar nuevos comicios organizados y supervisados por "nuevas autoridades electorales" para que sean "fiables".

    "A pesar de ya no estar sobre el terreno, el equipo de auditores continúa en este momento recibiendo y procesando gran cantidad de información y pruebas que confirman los hallazgos presentados en el informe preliminar. Al mismo tiempo, ya están elaborando dicho informe", ha indicado la OEA.

    "AUTOGOLPE DE ESTADO"

    Más tarde, en un discurso ante el Consejo Permanente de la OEA, Almagro ha subrayado que en Bolivia hubo un "golpe de Estado" cuando "pretendieron robarse las elecciones del 20 de octubre y perpetuar a Evo Morales en el poder".

    "En ese contexto, sí, hubo un golpe de Estado en Bolivia. Ocurrió el día 20 de octubre cuando se cometió el fraude electoral, que tenía como resultado el triunfo del expresidente Evo Morales en primera vuelta. El Tribunal Electoral de adjudicar el triunfo en primera vuelta era pretender perpetuarlo en el poder de forma ilegítima e inconstitucional", ha afirmado Almagro.

    "La OEA no dio un golpe de Estado. Dieron un golpe los que declararon un triunfo en la elección fraudulenta", ha subrayado Almagro.

    El secretario general de la OEA también ha calificado la situación como un "autogolpe de Estado", algo que afirma que "no es nuevo" y que "ya lo había intentado Milosevic en Serbia", refiriéndose al expresidente de Serbia y de la República Federal de Yugoslavia (RFY).

    Almagro ha manifestado que uno de los objetivos del fraude electoral era "quedarse en el poder (...) robándose una elección". "Robar la soberanía al pueblo, ese pueblo que le había dado más poder a Evo Morales que a nadie en Bolivia, ese pueblo que creía en sus reformas sociales, ese pueblo no merecía ser engañado de esa manera tan afrentosa", ha añadido.

    CRISIS EN BOLIVIA

    Almagro avanzó el domingo estos resultados preliminares, que se esperaban para el miércoles, propiciando con ello la dimisión de Morales después de que las Fuerzas Armadas y la Policía se lo "sugirieran", por lo que el líder indígena y sus aliados denuncian que ha sido víctima de un "golpe de Estado".

    Bolivia está sumida en una profunda crisis desde las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Los resultados oficiales dieron la victoria a Morales, pero Mesa denunció un "fraude gigantesco" del Gobierno para garantizar un cuarto mandato al líder indígena.

    Ambos bandos llamaron a la movilización de sus simpatizantes, lo cual derivó en enfrentamientos, bloqueos y saqueos que se han saldado con al menos cuatro muertos y cientos de detenidos.

    En este contexto, Morales accedió a que la Organización de Estados Americanos hiciera una auditoría electoral que finalmente ha confirmado irregularidades. En respuesta, el aún presidente aceptó celebrar nuevas elecciones, pese a lo cual los uniformados reclamaron su salida del Palacio Quemado.

    Morales renunció el mismo domingo y el lunes por la noche (hora local) embarcó en un avión rumbo a México, a donde ha llegado este martes como asilado político. "Mientras tenga la vida, seguimos en política", ha proclamado ya en suelo mexicano.

    Morales renunció el mismo domingo y el lunes por la noche (hora local) embarcó en un avión rumbo a México, a donde ha llegado este martes como asilado político. "Mientras tenga la vida, seguimos en política", ha proclamado ya en suelo mexicano.

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en Internacional