La ofensiva sobre la ciudad yemení de Hodeida complica hasta niveles extremos la atención médica

La ofensiva sobre la ciudad yemení de Hodeida complica hasta niveles extremos la atención médica
8 de noviembre de 2018 REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD - ARCHIVO

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El recrudecimiento de los combates en la ciudad yemení de Hodeida, controlada por los rebeldes huthis y asediada por las fuerzas del Gobierno y sus aliados regionales, ha complicado más aún la situación sanitaria de una zona que ya lleva años viviendo al límite y donde no basta estar en un hospital para estar seguro.

Un responsable regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Ahmed al Mandhari, ha advertido de que la violencia se acerca ya a las zonas donde se encuentran los hospitales, lo que ha limitado la movilidad tanto de pacientes como de equipos médicos, además de complicar el funcionamiento básico de las instalaciones.

Cientos de personas no pueden acceder al tratamiento que necesitan en Hodeida, ha advertido Al Mandhari, en un comunicado en el que ha recordado que sólo están operativas el 50 por ciento de las instalaciones médicas de todo el país y que el 18 por ciento de los distritos de Yemen no tienen siquiera un médico al que poder acudir.

"Todos los días escuchamos el sonido de bombardeos aéreos intensos y de disparos en la ciudad", ha manifestado el coordinador general de MSF en Yemen, Frederic Bertrand, que ha incluido Hodeida entre las provincias donde se han recrudecido los combates durante los últimos días.

La ONG ha detallado que entre el 1 y el 6 de noviembre sus equipos atendieron a 24 civiles --entre ellos nueve niños-- en Hodeida con heridas de guerra en el Hospital Al Salajana. Entre ellos figuraban 17 con heridas por explosiones y uno con una herida de bala.

Durante este mismo periodo fueron atendidas 50 personas --entre ellas ocho niños-- en el hospital de Mocha, 180 kilómetros al sur de Hodeida, con la mayoría de las heridas causadas por explosiones y armas de fuego, ha explicado MSF en un comunicado.

ESTÁN EN LA LÍNEA DE FUEGO

El portavoz de la OMS ha lamentado en su nota que, "en Hodeida, los hospitales están cerca de la línea de fuego, lo que es alarmante y pone en riesgo las vidas de trabajadores y pacientes". Así queda de manifiesto en el hospital 22 de Mayo, situado en los suburbios del este y atacado ahora por los huthis, según fuentes consultadas por la agencia de noticias Reuters.

Los rebeldes han apostado francotiradores en el tejado del hospital, por lo que todo el que se encuentre ha quedado sin pretenderlo a merced de la evolución del conflicto armado en la zona. Según el Comité Internacional para la Cruz Roja (CICR), ya se han notado los primeros efectos de este recrudecimiento de las tensiones.

El director de campañas de Amnistía Internacional para Oriente Próximo, Samah Hadid, ha tachado de "nauseabundo" el caso del hospital 22 de Mayo, que "podría tener devastadoras consecuencias" para numerosas personas, "entre ellas muchos niños".

La directora ejecutiva del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Henrietta Fore, ya alertó el martes de que los 59 niños que se encuentran en el hospital de Al Thawra, el principal centro médico de la ciudad de Hodeida, "están en riesgo inminente de muerte" por la proximidad de los combates.

LA IMPORTANCIA DE HODEIDA

Hodeida es un puerto de entrada clave para la subsistencia de la población, toda vez que a través de esta localidad llega el 85 por ciento de los suministros alimentarios a Yemen. En un país al borde de la hambruna y con 1,8 millones de niños menores de cinco años malnutridos, cualquier bloqueo del suministro puede acarrear dramáticas consecuencias.

"Más de 400.000 niños con desnutrición aguda necesitan atención médica urgente y accesible para seguir vivos", ha reclamado el portavoz de la OMS, para quien la situación actual es el caldo de cultivo perfecto para el surgimiento de enfermedades prevenibles en otros contextos. Hodeida, por ejemplo, ha sufrido un recrudecimiento del brote de cólera.

El director para Oriente Próximo y Extremo Oriente del CICR, Fabrizio Carboni, ha lamentado que "Hodeida está una vez más atrapada en la violencia, con cientos de miles de yemeníes atrapados" en mitad de una guerra que comenzó en marzo de 2015 y que por ahora no tiene perspectivas de parar a corto plazo.

A pesar de los últimos acercamientos políticos auspiciados por la ONU, Carboni ha subrayado que esto "no puede ser una excusa" para poner en riesgo a más población. "Las guerras tienen unas leyes y las partes en conflicto deben respetarlas, incluso en las más cruentas batallas", ha apostillado en un comunicado.

En la misma línea, Bertrand ha aprovechado para recordar que los yemeníes son víctimas de "una crisis causada por los hombres", por lo que es necesario que tanto las fuerzas rebeldes como las que apoyan al Gobierno de Abdu Rabbu Mansur Hadi, entre ellas la coalición liderada por Arabia Saudí, "respeten sus obligaciones" conforme al Derecho Internacional Humanitario.

Contador

Últimas noticias