19 de febrero de 2020
9 de enero de 2020

La ofensiva sobre Idlib deja un niño sirio muerto cada día

La ofensiva sobre Idlib deja un niño sirio muerto cada día
Un campo de desplazados internos en Idlib - SAVE THE CHILDREN

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Al menos un niño ha muerto desde el pasado diciembre en el marco de la ofensiva lanzada por las fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados contra Idlib, último bastión controlado por los rebeldes en el norte de Siria, según ha denunciado Save the Children.

De acuerdo con la ONG, que cita datos de una organización socia en la zona, Hurras Network, al menos 36 menores han muerto en este periodo, en el que más de 300.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares.

Save the Children ha recordado que durante la última ofensiva en la zona --entre el 30 de abril y el 25 de julio pasados-- al menos 90 menores murieron, lo cual supuso un número superior a las víctimas infantiles de la violencia registradas en Idlib durante todo 2018.

"El número de víctimas en Idlib continúa creciendo. Puede que sean simples números para muchos, pero para sus familias son niños y niñas cuyas vidas se han visto truncadas por un conflicto brutal que no perdona a nadie", ha denunciado la directora para respuesta humanitaria de la ONG en Siria, Sonia Khush.

"Una muerta al día es demasiado, pero sabemos que nuestras cifras reflejan solo una parte mínima del conflicto", ha subrayado.

Además, Save the Children ha llamado la atención sobre el hecho de que las temperaturas bajo cero y el clima húmedo e invernal en la zona están agravando las necesidades de los niños y las familias más vulnerables.

Muchos de los desplazados han tratado de buscar refugio en mezquitas, almacenes vacíos y granjas de pollos, pero otros muchos se ven obligados a dormir a la intemperie tras los bombardeos aéreos, que han convertido en ciudades fantasma a localidades como Maarat al Numan y sus aledaños.

A esto se suma que en las últimas semanas doce campos de desplazados en el noroeste de Siria se han inundado y la falta de combustible. "Desde Save the Children hacemos un llamamiento a todas las partes implicadas en el conflicto para detener esta guerra contra la infancia", ha reclamado Khush.

Save the Children y sus organizaciones socias en la zona están respondiendo actualmente a las necesidades de las familias a través de la distribución de artículos de higiene, canastas de alimentos y otros artículos que cubren las necesidades básicas, así como ayudando a los desplazamientos fuera de las áreas de conflicto.