16 de noviembre de 2019
23 de octubre de 2019

La ONU acusa a las fuerzas iraquíes de violar los Derechos Humanos en la represión de las protestas

La ONU acusa a las fuerzas iraquíes de violar los Derechos Humanos en la represión de las protestas
Protestas contra el Gobierno en BagdadREUTERS / THAIER AL-SUDANI

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

La misión de la ONU en Irak (UNAMI) ha expresado su preocupación por la actuación de las fuerzas de seguridad en la represión de las recientes protestas y, tras una primera investigación, ha detectado indicios "creíbles" de que se produjeron "graves" violaciones de los Derechos Humanos, entre ellos ejecuciones extrajudiciales de manifestantes desarmados.

Las protestas comenzaron el 1 de octubre y se prolongaron hasta el día 9. Durante este tiempo, miles de personas salieron a las calles para reclamar una mejora del nivel de vida y cuestionar la actuación del Gobierno, en una de las movilizaciones más masivas de los últimos años.

Al menos 157 personas perdieron la vida y casi 5.500 resultaron heridas, en su mayoría civiles que sufrieron la represión de la Policía y de otros grupos afines al Ejecutivo. La oficina de Derechos Humanos de la UNAMI ha examinado los incidentes --con 145 entrevistas realizadas entre el 1 y el 16 de octubre-- y ha puesto en cuestión la actuación de las fuerzas de seguridad.

Entre los presuntos abusos detectados, se incluyen medidas de represión destinadas a "limitar la información disponible de las manifestaciones", como pueden ser "arrestos arbitrarios, amenazas y acoso, confiscación de equipos, borrado de material, ataques contra los medios y restricciones al envío de información".

La misión internacional ha recordado que Irak está obligado por la legislación interna y el Derecho Internacional a garantizar libertades y derechos que abren la puerta "no solo a que las manifestaciones tengan lugar", sino también a garantizar que se desarrollen de forma "pacífica" e incluso con protección para quienes acudiesen estas concentraciones.

La UNAMI ha instado a las autoridades a adoptar "medidas concretas" que permitan subsanar los errores detectados para sucesos futuros, garantizando por ejemplo que quienes hayan cometido abusos rindan cuentas por sus actos. También ha pedido a los manifestantes que actúen siempre conforme a la ley, "de forma pacífica y no violenta".

Una comisión de investigación constituida por el Gobierno ha reconocido que 149 de los fallecidos perdieron la vida por la actuación de las fuerzas de seguridad, que utilizaron fuego real para reprimir a sus manifestantes. Más del 70 por ciento de las muertes se debieron de hecho a disparos en la cabeza o el pecho, según el informe, recogido por la agencia Reuters.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional