18 de octubre de 2019
7 de junio de 2014

La ONU confirma los tiroteos y bombardeos cerca de su base en Renk y alerta de la situación en el país

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

La misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur ha confirmado este viernes los informes de "intensos tiroteos" y "bombardeos" cerca de su base en Renk, en el estado del Alto Nilo, donde se han refugiado unos 93.000 civiles.

"La misión continúa llamando a todos los partidos a respetar el trabajo y la inviolabilidad de los edificios de la ONU y la protección de las zonas civiles", ha indicado un portavoz de NAciones Unidas en una rueda de prensa en Nueva York.

Además, el portavoz ha indicado en un comunicado que una patrulla de Naciones Unidas en Baliet, también en el estado del Alto Nilo, observó que numerosas casas, además de un hospital, habían sido destruidas y saqueadas.

Por su parte, el coordinador de Asuntos Humanitarios en Sudán del Sur, Toby Lanzer, ha mostrado su preocupación por la protección de los civiles en los encuentros que ha mantenido con el Gobierno y fuerzas de seguridad esta semana en el estado de Unidad.

Lanxer ha visitado un hospital de la ciudad de Leer, donde se ha encontrado con varios representantes de la comunidad y defensores de los Derechos Humanos. "La mayoría de la ciudad, incluyendo el mercado y el hospital también han sido saqueados y destruidos", ha denunciado.

ASISTENCIA ALIMENTARIA

Por otro lado, el Programa Mundial de Alimentos (PAM) ha informado de que continúa proporcionando asistencia alimentaria a miles de personas para evitar una "catástrofe de hambruna" en varias zonas desoladas por el conflicto, según ha informado la portavoz Elisabeth Byrs.

"El número de personas con inseguridad alimentaria grave ha aumentado a casi 1,3 millones de personas, un incremento de 200.000 personas desde enero", ha denunciado Byrs durante la presentación de un informe en Ginebra.

"La situación es preocupante", ha alertado la portavoz, que ha precisado que podría evitarse si los trabajadores del PAM tuviesen aceso a las zonas en conflicto. Por ello ha hecho un llamamiento a todas las partes involucradas en el conflicto a "facilitar" el acceso antes de que las "condiciones empeoren aún más".