25 de marzo de 2019
  • Domingo, 24 de Marzo
  • 2 de marzo de 2010

    La ONU destaca que el Gobierno chileno está "muy bien organizado" y "tiene una gran capacidad de respuesta"

    NUEVA YORK, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno chileno está "muy bien organizado y tiene una gran capacidad de respuesta", por lo que la ayuda enviada por Naciones Unidas para asistir a los afectados por el terremoto de 8,8 grados que sacudió Chile el pasado sábado será "muy puntual", destacó este lunes la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena.

    La ONU, a petición del Gobierno de Chile, ha comenzado a movilizar material sanitario y dispositivos para mejorar las capacidades logísticas en la búsqueda de supervivientes y en las tareas de reconstrucción.

    "Fundamentalmente nos están pidiendo material vinculado a puentes móviles, hospitales de campaña con instalaciones para hacer intervenciones quirúrgicas, teléfonos satelitales, generadores eléctricos y un sistema para evaluar daños estructurales de hospitales y escuelas", explicó Bárcena, encargada de coordinar la asistencia de la ONU para los afectados por el terremoto .

    Entre la asistencia solicitada, la funcionaria de la CEPAL también mencionó centros autónomos de diálisis, sistemas de purificación de agua salina y estufas de combustible. Agregó que la ONU ya entregó a las autoridades decenas teléfonos satelitales, que han sido enviados desde Nueva York y Ginebra, y señaló que el Programa Mundial de Alimentos (PAM) ha ofrecido 30 toneladas de comida que están preparadas para ser transportadas desde Ecuador en caso de ser necesarias.

    Bárcena, en declaraciones recogidas por el Centro de Noticias de la ONU, recordó que el 80% de la población chilena vive en la zona afectada por el terremoto. Varios países latinoamericanos, entre ellos Argentina, Brasil y México, han comenzado a enviar la asistencia requerida por Chile, incluido personal médico.

    Por otra parte, la secretaria ejecutiva de la CEPAL indicó que aún no se ha podido localizar a 64 de las 1.000 personas que trabajan para este organismo en Chile, aunque no aclaró si se debía a la interrupción de las comunicaciones o a que hubiesen perdido la vida por el seísmo.

    Según estimaciones oficiales, el terremoto del 27 de febrero --de 8,8 grados en la escala de Richter-- habría dejado al menos 723 muertos y 2 millones de damnificados, aunque se espera que estas cifras aumenten en las próximas horas. Además, 1,5 millones de viviendas han quedado destruidas o han sufrido daños muy graves.