3 de marzo de 2021
22 de enero de 2021

La ONU expresa su preocupación por las "graves acusaciones" sobre violencia sexual en el conflicto en Tigray (Etiopía)

La ONU expresa su preocupación por las "graves acusaciones" sobre violencia sexual en el conflicto en Tigray (Etiopía)
Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Naciones Unidas ha expresado su preocupación por las "graves acusaciones" sobre casos de violencia sexual en la región de Tigray (norte), escenario desde noviembre de una ofensiva lanzada por el Ejército de Etiopía contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF).

La representante especial de la Secretaría General de la ONU sobre Violencia Sexual en Conflicto, Pramila Patten, ha destacado que existen "informes preocupantes" sobre personas "supuestamente obligadas a violar a miembros de sus propias familias bajo amenaza de violencia" y sobre "un elevado número de supuestas violaciones" en la capital regional, Mekelle.

"Algunas mujeres habrían sido forzadas por elementos militares a mantener relaciones sexuales a cambio de bienes básicos, mientras que los centros médicos han apuntado a un aumento de la demanda de anticonceptivos y pruebas sobre enfermedades de transmisión sexual, lo que a menudo es un indicador sobre violencia sexual en el conflicto", ha agregado.

Asimismo, Patten ha apuntado a un aumento de los informes sobre "violencia sexual contra mujeres y niñas en varios campamentos de refugiados", al tiempo que ha hecho hincapié en que "es fundamental que los actores humanitarios y los observadores independientes sobre Derechos Humanos tengan un acceso inmediato, incondicional y sostenido a Tigray" para analizar la situación.

"La atención médica y psicosocial inmediata debe estar acompañada de medidas de protección para garantizar que los que se han visto forzados a huir de sus casas a causa de la violencia no son puestos bajo un mayor riesgo de violencia sexual en los campamentos", ha sostenido.

En este sentido, ha subrayado que "esto incluye a los más de 5.000 refugiados eritreos que están en la zona de Shire y sus alrededores, viviendo en condiciones duras y muchos de los cuales están durmiendo al raso, sin agua ni comida, así como los más de 59.000 etíopes que han huido del país en dirección a Sudán".

Patten ha argüido que la falta de acceso humanitario y los limitados recursos han afectado a la respuesta a las supervivientes de violencia sexual y ha abogado por "mejorar urgentemente la financiación y el apoyo para incrementar la entrega y la cobertura de los servicios esenciales".

"Pido a todas las partes implicadas en las hostilidades en la región de Tigray que se comprometan con una política de tolerancia cero con los crímenes sexuales, en línea con sus respectivas obligaciones bajo el Derecho Humanitario", ha dicho petten, quien ha pedido al Gobierno etíope que "proteja a los civiles de la violencia sexual y todo tipo de violencia" e "investigue todas las acusaciones sobre violencia sexual y otro tipo de violencia".

CENTRO DE COORDINACIÓN DE EMERGENCIAS

Por su parte, el representante permanente de Etiopía ante Naciones Unidas, Taye Atskeselassie, ha abordado con la directora general del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Henrietta Fore, la posibilidad de establecer un centro de coordinación humanitaria de emergencia en Tigray para hacer frente a la situación.

Taye ha manifestado que el encuentro ha sido "fructífero" y ha apuntado a la importancia de crear este centro "para garantizar una rápida distribución de alimentos nutritivos y suministros médicos", según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

El jefe de las autoridades provisionales impuestas en Tigray tras la derrota del TPLF --que hasta entonces gobernaba en la región--, Mulu Nega, manifestó el jueves que se ha trabajado para "acelerar" la entrega de ayuda humanitaria.

Asimismo, la compañía Ethio Telecom ha anunciado la puesta en marcha de preparativos para restaurar los servicios de telefonía e Internet en Tigray, suspendidos a raíz del inicio de la ofensiva, argumentando que los trabajos de reparación de la infraestructura dañada en los combates han sido concluidos.

"Hemos reiniciado el servicio de telecomunicaciones usando alternativas y llevando a cabo los trabajos de mantenimiento y rehabilitación necesarios en la infraestructura dañada", ha sostenido la directora ejecutiva de la empresa, Frehiwot Tamru.

En otro orden de cosas, fuentes citadas por el diario 'Addis Standard' han denunciado el asesinato del periodista Dawit Kebede Araya, que trabajaba para una cadena de televisión regional, a manos de las fuerzas de seguridad, sin que Adís Abeba se haya pronunciado sobre el suceso.

Así, han relatado que Dawit murió tiroteado junto a un amigo el miércoles en la ciudad de Mekelle, días después de ser detenido brevemente por las fuerzas de seguridad. Por el momento no han trascendido los motivos de la detención.

Varios trabajadores de la cadena Tigray TV, en la que estaba empleado Dawit, han confirmado su muerte en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC. El cuerpo del periodista fue hallado junto a la otra víctima en un vehículo que estaba aparcado en el barrio de Adi Hausi.

LA OFENSIVA

El inicio de la ofensiva fue anunciado el 4 de noviembre por el primer ministro, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque por parte del TPLF contra una importante base del Ejército en Mekelle que se saldó con numerosas víctimas entre los militares.

La escalada bélica ha sido la culminación de un pulso que comenzó con la llegada al poder de Abiy Ahmed como primer oromo jefe de Gobierno. El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), sustentada en las etnias.

Apartado del poder, el TPLF ha visto en las reformas acometidas por Abiy, en particular las relativas a abusos de Derechos Humanos y de reconciliación con grupos armados entre otros, como una 'caza de brujas' contra sus dirigentes, los cuales se vieron en muchos casos apartados de los cargos que ocupaban.

La ruptura definitiva la marcó la creación del Partido de la Prosperidad a finales de 2019 por parte de Abiy para dejar atrás al EPRDF. Todos los partidos que integraban la alianza gobernante, y algunos más en su órbita, se sumaron a la nueva formación, con la excepción del TPLF, lo que también dejó al partido al margen de la toma de decisiones en el Gobierno federal.

Para leer más