10 de diciembre de 2019
2 de julio de 2014

La ONU lamenta que el Parlamento iraquí no haya podido elegir a su nuevo presidente en la primera sesión

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El representante especial de la Secretaría General de Naciones Unidas para Irak, Nickolay Mladenov, ha lamentado este martes que el nuevo Parlamento iraquí no haya podido elegir al nuevo presidente del organismo durante su primera sesión.

Mladenov ha destacado que los políticos iraquíes "deben ser conscientes de la gravedad de la situación", al tiempo que ha subrayado que "el mandato que recibieron al ser elegidos fue el de fortalecer la unidad nacional y afrontar con urgencia los graves problemas del país".

Por ello, ha instado a los líderes políticos a dejar de lado sus diferencias y elegir al presidente del Parlamento durante la próxima sesión, prevista para el 8 de julio. Mladenov ha advertido además que todos los retrasos que se registren "van en detrimento de la integridad de Irak".

La sesión constitutiva del Parlamento iraquí llega en un momento especialmente delicado por el avance de los milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), que mantienen el control de varias ciudades del norte del país, incluida Mosul, la segunda urbe más importante de Irak.

La nueva cámara legislativa, elegida en abril, está recibiendo presiones para formar un gobierno de unidad nacional que permita avanzar en la crisis creada por el ISIS. La formación del último gobierno iraquí, liderado por el actual primer ministro, el chií Nuri al Maliki, se prolongó durante diez meses.

La sesión de este martes ha estado marcada por la tensión, después de que suníes y kurdos hayan abandonado la sala tras acusar a los chiíes de no nombrar a un primer ministro que sustituya a Nuri al Maliki, cuyo partido se impuso en las legislativas.

En las últimas semanas, gran parte de la comunidad internacional y varios importantes clérigos chiíes del país han abogado por la creación de un Gobierno de unidad, si bien se han encontrado con el rechazo frontal de Al Maliki, que sostiene que su partido tiene derecho a conformar Gobierno.

En base al sistema de reparto de poderes existente en el país, el primer ministro ha de ser chií, el presidente del Parlamento ha de ser suní, y el presidente del país ha de ser kurdo.

De esta forma, suníes y kurdos se han negado a nominar a sus candidatos la Presidencia del Parlamento y la Presidencia del país alegando que no lo harán hasta que los chiíes procedan a elegir al primer ministro.

Por su parte, el hasta ahora presidente del Parlamento y rival político de Al Maliki, Osama al Nuyaifi, ha advertido de que "sin una solución política, el ruido de las armas será elevado y el país entrará en un oscuro túnel". "Si hay una nueva política con un nuevo primer ministro, reaccionaremos de forma positiva. En caso contrario, iremos de mal en peor", ha remachado.