23 de octubre de 2019
20 de octubre de 2014

La ONU ofrecerá ayuda humanitaria a las "zonas de seguridad de Siria"

ANKARA, 20 Oct. (Reuters/EP) -

La secretaria general adjunta de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, ha asegurado este lunes que la ONU ofrecerá ayuda humanitaria a las "zonas de seguridad" dentro de Siria, incluso para las que se crearon al margen de las resoluciones del Consejo de Seguridad.

"Si ocurre que las zonas de Siria se establecieran como de protección o áreas de seguridad, llegaríamos para dar ayuda a las personas", ha precisado Amos.

Las cifras de la ONU muestran que cerca de tres millones de personas han huido de Siria desde 2011, cuando estalló la guerra contra el presidente sirio, Bashar al Assad. Cerca de la mitad ha encontrado refugio en Turquía, que espera que estas zonas se creen cerca de la frontera con Siria para que los civiles puedan protegerse de la guerra.

Las peticiones de Turquía han recibido hasta el momento una respuesta bastante tibia. Estados Unidos no lo considera una prioridad, mientras que los gobiernos de Irán y Siria ha advertido de que esta decisión infringiría la ley. Rusia, que tiene derecho a veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también tiene previsto oponerse a la idea.

Amos ha explicado que las zonas de seguridad no necesitarán la presencia de fuerzas sobre el terreno para asegurar la protección de los civiles y ha pedido el respaldo de la resolución de Naciones Unidas. "Las diferencias políticas que hemos visto en el Consejo de Seguridad hace menos probable que se apruebe", ha lamentado, aunque ha añadido que espera "estar equivocada".

"Por supuesto que algunos países pueden decidir qué es lo suficientemente importante como para ir solos", ha señalado. "Pase lo que pase, lo importante es que si hay una zona de protección o de una zona de seguridad, las personas están a salvo", ha asegurado.

La ONU ya trabaja en partes de Siria en las que el Gobierno no está presente y también negocia con grupos rebeldes para llegar a los cerca de once millones de personas atrapadas dentro del país y necesitadas de ayuda.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, dijo la semana pasada que agradecía el esfuerzo de Naciones Unidas para establecer una zona tráfico aéreo restringido, que se ha interpretado como un primer paso crucial para establecer zonas de seguridad. Sin embargo, también ha matizado que los miembros del Consejo de Seguridad deciden vetar los planes, podría actuar en una "coalición internacional".

Las autoridades turcas han gastado cerca de 4.000 millones de dólares en ayudar a los refugiados, pero temen que no puedan volver a sus hogares. La situación en la localidad siria de Kobani, asediada por los combatientes del Estado Islámico durante más de un mes, ha aumentado la presión sobre Ankara para que desempeñe un papel más activo en la contención de los milicianos en las fronteras.

Los oficiales turcos han repetido que la única forma de parar al Estado Islámico y a grupos similares es con una estrategia completa para pacificar Siria. Amos también se ha pronunciado en esta línea y ha advertido de que los bombardeos de Estados Unidos no ofrecen una solución a los problemas complejos de Siria.

"Por supuesto, estoy frustrada", ha dicho. "Sin una solución solo vamos a ver que estos números se van fuera de control en un año en el que hemos visto tantas crisis en el mundo, nos estamos quedando sin recursos, sin dinero, sin gente que sea capaz de hacer su trabajo", ha concluido.

Para leer más