19 de abril de 2019
  • Jueves, 18 de Abril
  • 24 de enero de 2008

    ONU.- La OIT advierte de que el desempleo podría aumentar en 2008 a causa de la crisis de los mercados financieros

    GINEBRA, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Organización Internacional del trabajo (OIT) indicó hoy que el desempleo podría crecer en 2008 a raíz del enfriamiento del crecimiento de la economía global, y advirtió de que una recesión en la economía de Estados Unidos podría acabar con unos con cinco millones de puestos de trabajo.

    En un informe de la OIT publicado ayer bajo el título 'Tendencias mundiales del empleo 2008', la Organización de Naciones Unidas aseguró que el índice de desempleo mundial podría subir a un 6,1 por ciento frente al 6,0 de 2007.

    El director de sector laboral de la OIT, José Manuel Salazar-Xirinachs, afirmó que los vaivenes de los mercados mundiales de esta semana no se han sentido aún en las cifras de empleo, consideradas uno de los mayores indicador de la salud de la economía global.

    Aun así, Salazar-Xirinachs indicó que las proyecciones para 2008 podría no ser demasiado optimistas si la economía mundial crece menos del 4,8 por ciento estimado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). "Este escenario (...) podría obviamente ser peor si el crecimiento global resulta ser menor de lo previsto", manifestó en una conferencia de prensa en Ginebra, donde se encuentra la sede de la OIT. "Parece ser que habrá revisiones de los índices de crecimiento a la baja", añadió el director de la OIT.

    DATOS DE EMPLEO

    En su Informe sobre las Tendencias Globales del Empleo, la organización estimó que unas 3.000 millones de personas mayores de 15 años tuvieron al menos un trabajo en 2007, un 2 por ciento más que el año anterior y un 17 por ciento más que en 1997.

    Mientras tanto, hubo cerca de 190 millones de desempleados en 2007. Entre los que si estuvieron empleados, cerca de 487 millones de personas no ganaron el suficiente dinero como para vivir ellos y sus familias por encima de la línea de pobreza de 1 dolar al día, y 1.300 millones ganaron menos de 2 dólares al día. "A pesar de trabajar, mas de 4 de cada 10 trabajadores son pobres", concluyó el informe.

    Otro dato es el de los empleos vulnerables. Estos, según explicó la economista de la OIT Dorothea Schmidt, son los que están en riesgo por el tipo de relación entre los empleados y sus patrones. El año pasado, cinco de cada 10 personas con empleo eran trabajadores familiares no remunerados o por cuenta propia.

    "Ni siquiera la mitad de ellos goza de la seguridad que brinda un sueldo. Si se tiene en cuenta que en las regiones pobres un trabajo remunerado no se acompaña de las otras características que conforman el trabajo decente (las prestaciones, por ejemplo), se comprende que solo una minoría de trabajadores pobres tiene un empleo bien remunerado en el que se respetan sus derechos laborales fundamentales", dice la OIT.

    REGIONES MÁS AFECTADAS

    Oriente Medio y el norte de Africa siguen siendo las regiones con el desempleo más elevado, entre un 11,8 y 10,9 por ciento, respectivamente. Las siguen Sudamérica, el Caribe, el centro y sureste de Europa y la Comunidad de Estados Independientes (países de la antigua URSS), con un 8,5 por ciento.

    Por su parte, Schmidt aseguró que las ganancias de la productividad durante el periodo reciente de gran crecimiento económico significan que se crearon menos puestos de los necesarios para crear una protección para cualquier periodo difícil posterior. "No hemos creado suficientes trabajos decentes", aseguró Schmidt. "La carencia de empleos productivos podría significar una coacción para el desarrollo durante los tiempos difíciles", añadió.

    Aparte de las dificultades económicas actuales, la OIT aseguró que los rápidos avances tecnológicos podrían representar una gran oportunidad para los trabajadores este año, particularmente en los mercados mas ricos como Estados Unidos, Europa o Japón, donde cada vez se emplea a mas gente de los países pobres para conseguir costes mas bajos.

    "Es importante para los trabajadores estar preparados y ser capaces de ajustarse rápidamente al cambio y a la dura competitividad", reseña el informe. "Esto puede fomentarse no sólo dándoles las herramientas adecuadas, sino también dándoles una sensación de poder enfrentarse al estrés mental causado por los cambios", añade.