30 de marzo de 2020
14 de febrero de 2014

La ONU pide a Venezuela una "investigación imparcial" sobre las muertes en Caracas

NUEVA YORK, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El representante regional del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en América Latina ha instado al Gobierno de Venezuela a llevar a cabo una investigación "imparcial" sobre las tres muertes y "cualquier uso excesivo de la fuerza" ocurrido el pasado miércoles en Caracas.

"Los supuestos responsables deben ser procesados y aquellos que sean culpables, en particular de las muertes, deben ser sancionados con las penas correspondientes", ha dicho el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville.

Al margen de los tres fallecidos, Colville ha expresado "una especial preocupación por las informaciones sobre ataques de hombres armados que actúan con impunidad contra los manifestantes", en alusión a los colectivos (grupos de choque pro gubernamentales).

"Además, algunos manifestantes han sido detenidos y acusados de terrorismo. Algunos de ellos, incluidos menores, están incomunicados de sus familias y abogados", ha denunciado, instando a las autoridades venezolanas a ponerlos a disposición judicial.

"También hemos recibido informaciones preocupantes sobre intimidación a periodistas, algunos de los cuales han visto requisados sus equipos, e incluso ataques a periodistas, tanto nacionales como internacionales, mientras cubrían las protestas", ha añadido.

Así las cosas, ha expresado su "profunda preocupación por que la situación pueda empeorar, llevando a un ciclo de violencia". "Por ello, instamos a todas las partes en Venezuela a comprometerse con un diálogo pacífico ", ha concluido.

JORNADA DE MARCHAS El pasado miércoles, tanto la oposición como el oficialismo salieron a las calles para celebrar el Día de la Juventud, en medio de las críticas por la violenta represión de las manifestaciones estudiantiles por parte de las fuerzas de seguridad en los últimos días.

En Caracas, cientos de personas marcharon lideradas por el movimiento estudiantil y por destacados dirigentes opositores, como Leopoldo López, Henrique Capriles, María Corina Machado y Antonio Ledezma, para denunciar los abusos del Gobierno.

Al mismo tiempo, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, encabezó otra marcha en Caracas en la que denunció el "rebrote en Venezuela una corriente nazi, fascista, que quiere llevar al país a la desestabilización".

Aunque en un principio las marchas transcurrieron pacíficamente, al término de las mismas un grupo de estudiantes que se dirigía a la Fiscalía para exigir la liberación de sus compañeros detenidos fue interceptado por un grupo de choque pro gubernamental.

De acuerdo con las grabaciones y con los testimonios, se produjo un tiroteo en el marco del cual un policía y un estudiante murieron, mientras que varios resultaron heridos. La Fiscalía ha confirmado tres fallecidos y 66 lesionados y ha anunciado la detención de 70 personas.

El Gobierno ha acusado directamente a López de orquestar los enfrentamientos frente a la sede del Ministerio Público y ha ordenado su captura como "autor intelectual". El líder opositor ha restado importancia a las amenazas y ha instado a "marchar con irreverencia".