1 de abril de 2020
27 de junio de 2018

La ONU recalca que el control de la exportación de petróleo de Libia debe estar en manos de las autoridades reconocidas

La ONU recalca que el control de la exportación de petróleo de Libia debe estar en manos de las autoridades reconocidas
REUTERS / LUCAS JACKSON - ARCHIVO

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha expresado su preocupación por los últimos enfrentamientos en el 'creciente fértil' de Libia y ha recalcado que la producción y beneficios de la exportación de petróleo deben estar en manos de las autoridades reconocidas internacionalmente.

Guterres ha pedido una reducción de las tensiones y ha subrayado que la resolución 2259 del Consejo de Seguridad de la ONU apunta a la necesidad de la unificación de las instituciones y el derecho exclusivo de la Corporación Nacional del Petróleo (NOC) para exportar el petróldeo del país.

Asimismo, ha reiterado su apoyo a los esfuerzos de su enviado especial para Libia, Ghasán Salamé, para lograr una solución política a la crisis a través de la aplicación del Plan de Acción de la ONU para el país.

"La ONU está dispuesta a trabajar con el pueblo libio, las instituciones legítimas y todas las partes para lograr una distribución justa y equilibrada de las riquezas naturales del país como pate de una Libia pacífica, estable y próspera", ha remachado.

Las palabras de Guterres llegan pocos días después de que las fuerzas del mariscal de campo Jalifa Haftar --leales al gobierno asentado en el este del país-- anunciaran su decisión de entregar el control de los puertos petroleros de Ras Lanuf y Sidra a una empresa paralela a la estatal.

El portavoz de las fuerzas de Haftar, Ahmed al Mismari, argumentó que la decisión fue adoptada en respuesta a la falta de reconocimiento por parte del presidente de la NOC de Trípoli, Mustafá Sanalá, a los "sacrificios" realizados por las tropas de Haftar a la hora de asegurar los puertos.

El control de los puertos fue recuperado la semana pasada tras una ofensiva por parte de la milicia Guardia de las Instalaciones Petroleras (GIP), Ibrahim Jadran, que controló Ras Lanuf y Sidra durante varios días.

Jadran dijo tras sus avances que los puertos petroleros estaban abiertos para su exportación por parte del Consejo Presidencial, parte del gobierno de unidad asentado en Trípoli, y reiteró su lealtad a este Ejecutivo, que declaró sus fuerzas como ilegítimas y condenó su ofensiva.

Libia se encuentra inmersa en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, dividida 'de facto' entre dos administraciones y salpicada aún por una amalgama de milicias armadas. Las principales facciones llegaron en mayo a un principio de acuerdo para celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales el próximo 10 de diciembre.

Para leer más