25 de junio de 2019
  • Lunes, 24 de Junio
  • 30 de abril de 2014

    La ONU reitera que necesita el consentimiento de Siria para la entrega de ayuda a través de la frontera

    NUEVA YORK, 30 Abr. (Reuters/EP) -

    Naciones Unidas ha reiterado este martes que necesita el consentimiento del Gobierno de Siria para la entrega de ayuda humanitaria a través de la frontera, apenas un día después de que varias ONG mostraran su frustración ante los métodos utilizados por el organismo para hacer frente a la crisis en el país.

    Las ONG sostuvieron que el hecho de que la ONU tenga que coordinarse con las autoridades ha provocado que la mayoría de la ayuda vaya a zonas controladas por el Gobierno, mientras que las áreas que permanecen en manos de los rebeldes sufren una peor situación.

    "Es una postura consistente con la Carta de Naciones Unidas (...) La organización puede participar en actividades en el interior del territorio de un estado miembro sólo con el consentimiento del Gobierno de ese estado", ha dicho el portavoz de la ONU Stephane Dujarric.

    "La única excepción se da cuando el Consejo de Seguridad ha adoptado una resolución vinculante bajo el capítulo VII de la Carta, autorizando a la organización para actuar sin el consentimiento del Gobierno", ha matizado.

    En este sentido, Dujarric ha manifestado que "la responsabilidad principal de la mala situación humanitaria en Siria es de las partes en conflicto", antes de subrayar que "cómo llegar a las personas que se encuentran en las zonas más inaccesibles es algo en lo que se trabaja día a día".

    En una carta enviada al Consejo de Seguridad de la ONU y obtenida por la agencia británica de noticias Reuters, las ONG aseguraron que la falta de coordinación está provocando que parte de la ayuda no esté llegando a algunas zonas.

    La falta de fondos y las restricciones impuestas por Damasco y los combates han afectado a los esfuerzos humanitarios, si bien estas ONG agregaron que la postura de la ONU está agravando la situación, por lo que pidieron una mejora de la coordinación y un mayor acceso.

    Asimismo, afirmaron que, debido a que Naciones Unidas no informa al resto de grupos sobre las entregas, se registran "duplicaciones potenciales" en algunos casos.

    La guerra civil en Siria, que cumple su cuarto año, ha acabado con la vida de más de 150.000 personas y ha dejado millones de desplazados. Desde el inicio del conflicto, en marzo de 2011, más de 2,5 millones de personas se han visto obligadas a abandonar el país.