4 de marzo de 2021
30 de marzo de 2014

La oposición denuncia ataques indiscriminados de las fuerzas de seguridad en Táchira

CARACAS, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

La oposición ha denunciado que las fuerzas de seguridad llevaron en la madrugada del domingo ataques indiscriminados en puntos estratégicos del estado venezolano de Táchira, en el marco de las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

De acuerdo con el diario venezolano 'El Nacional', que se basa en el testimonio de los vecinos, alrededor de las 4.00 (hora local) miembros de la Policía y de la Guardia Nacional Bolivariana (PNB y GNB) atacaron varias urbanizaciones de San Cristóbal, la capital.

La ofensiva tuvo lugar en las avenidas Carabobo y Ferrero Tamayo, donde los uniformados habrían lanzado gases lacrimógenos contra viviendas, coches particulares y las barricadas levantadas por los manifestantes antigubernamentales.

Por su parte, 'El Universal', que también cita a vecinos, ha informado de que grupos de civiles armados incendiaron una comisaría y un local de comida rápida en el sector de Pirineos II, en San Cristóbal.

"Esta madrugada he recibido mensajes desesperados de San Cristóbal ante la más brutal represión que han vivido. Reportan uso de armas largas, gas lacrimógeno y piedras contra los hogares de personas que dormían", ha denunciado la exdiputada opositora María Corina Machado.

La líder del partido político Vente Venezuela ha recordado "a los valientes y dignos gochos (gentilicio de Táchira) que hoy, cuando el odio del régimen se vuelca contra su tierra, no están solos".

"Señor Maduro, comete un grave error al cumplir las órdenes cubanas de atacar sin piedad. Los gochos no se doblegan, Táchira se respeta", ha escrito este domingo en su cuenta oficial de la red social Twitter.

San Cristóbal es uno de los epicentros de la ola de violencia que recorre Venezuela. Su alcalde, Daniel Ceballos, ha sido detenido, destituido y condenado a un año de cárcel en un proceso judicial 'express' por su supuesta implicación en los disturbios.

La oposición ha denunciado que en las últimas semanas el Gobierno de Maduro ha emprendido una ofensiva judicial contra los cargos electos que apoyan las manifestaciones en sus respectivos feudos.

CRISIS VENEZOLANA

La crisis política en Venezuela se desató el pasado 12 de febrero, cuando arrancaron las protestas antigubernamentales y la represión de las mismas por parte de las fuerzas de seguridad y de civiles armados, lo que ha dejado 39 muertos, 559 heridos y 168 detenidos.

Desde entonces, opositores y oficialistas han marchado a diario para repudiar las acciones del contrario y llamar a un diálogo que aún no se ha producido porque la oposición exige antes la liberación de los detenidos, el desarme de los grupos pro gubernamentales y el fin de la represión.

La inestabilidad de Venezuela ha llevado a sus vecinos regionales a reunirse para buscar una solución. La Organización de Estados Americanos (OEA) se ha limitado a hacer un llamamiento al diálogo, a pesar de que Panamá había solicitado medidas efectivas, lo que ha llevado a Venezuela a romper las relaciones bilaterales.

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) fue un paso más allá, expresando su respaldo al Gobierno de Maduro y anunciando la creación de una comisión conformada por los ministros de Exteriores del bloque regional para acompañar el diálogo en el marco de la Conferencia Nacional por la Paz.

Los cancilleres regionales han conseguido que Gobierno y oposición acepten sentarse a la mesa de negociaciones con la mediación de "un tercero de buena fe" de mutuo acuerdo para superar, de una vez por todas, esta crisis política.