5 de marzo de 2021
23 de diciembre de 2014

La oposición en Kenia amenaza con bloquear la nueva ley de seguridad en el Tribunal Supremo

NAIROBI, 23 Dic. (Reuters/EP) -

La oposición en Kenia ha amenazado este martes con bloquear la nueva ley antiterrorista en el Tribunal Supremo, ya que considera que se ha elaborado de manera apresurada y amenaza las libertades básicas de los ciudadanos.

Las medidas permitirán a la Policía arrestar a los supuestos delincuentes durante 360 días, un periodo de tiempo cuatro veces superior al establecido anteriormente, obligar a los propietarios a dar información sobre sus inquilinos y castigar a los medios de comunicación que publiquen información "que pueda causar el miedo o la alarma", según dice el texto.

El presidente, Uhuru Kenyatta, que ha impulsado la redacción de las enmiendas, se ha enfrentado a la presión de reforzar la seguridad del país tras la avalancha de ataques islamistas durante el pasado año y medio.

La secta islamista somalí Al Shabaab, que masacró a 67 personas en un centro comercial de Nairobi en 2013, se ha cobrado más de 60 vidas en dos ataques perpetrados en diciembre en el noreste de Kenia.

El Gobierno ha asegurado que las nuevas normas se pueden comparar con las que aprobó Estados Unidos tras el 11-S, mientras que los líderes de la oposición han denunciado que atacan las libertades civiles y la libertad de expresión y pueden afectar a la minoría musulmana. Aún se desconoce cuánto tiempo llevará al Tribunal Supremo considerar la objeción.

"Aquellos que concibieron las nuevas leyes y las llevaron a la Asamblea Nacional lo hicieron pensando que los kenianos estarían demasiado ocupados celebrando la Navidad para darse cuenta de la maldad de sus líderes", ha dicho el jefe de la oposición y exprimer ministro, Raila Odinga. "Pero amamos nuestro país y nuestra libertad más que las celebraciones", ha añadido.

Las medidas fueron aprobadas la pasada semana durante una sesión parlamentaria caótica. Nueve misiones diplomáticas extranjeras, entre las que se encuentran las de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá y Australia, han afirmado en un comunicado que aprueban los planes de mejora de la seguridad, si bien reclaman el respeto de los Derechos Humanos.

A lo largo de la semana, un portavoz de Kenyatta ha señalado a Estados Unidos por ponerse de parte de los "ruidosos" y ha afirmado que la ley keniana es mejor que la que adoptó Washington tras el 11-S. "Kenia no tiene su Guantánamo", ha dicho el director de comunicación pública del Gobierno, Munyori Buku.