19 de septiembre de 2019
26 de abril de 2008

La oposición mexicana pone fin a la toma del Congreso tras 16 días de ausencia en las sesiones

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

La oposición representada en una coalición de partidos de izquierda decidió poner fin ayer a la toma de las tribunas del Congreso de México tras 16 días de ausencia de sesiones en ambas cámaras.

Los legisladores pusieron fin a la acción tras acordar con el oficialista Partido Acción Nacional (PAN) y sus aliados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) iniciar el debate de la polémica reforma energética que generó esta medida de fuerza, informó la BBC en su edición digital.

Diputados y senadores, en su mayoría del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), vivieron estas poco más de dos semanas en las tribunas parlamentarias, y no permitieron que se desarrollara con normalidad el trabajo legislativo exigiendo un amplio debate de la reforma, que entre otras cosas, abre a la inversión privada áreas reservadas al estado.

Sin embargo, los demás legisladores realizaron las sesiones ordinarias en sedes alternas, pues había la urgencia de aprobar algunas iniciativas. Este viernes, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, los diputados reacomodaron las más de 200 curules que ocuparon como trinchera y retiraron la gigantesca manta que decía "Clausurado".

Los legisladores de izquierda afirmaron que la toma de tribunas fue un triunfo, pues -aseguran- obligó a los demás legisladores a ampliar el debate sobre el sector petrolero. Manlio Fabio Beltrones, del PRI y presidente de la Mesa Directiva del Senado, reconoció que sí ganaron, "pero nosotros también ganamos el que se reconozca que el mejor camino es el del diálogo y del debate para llegar a los acuerdos".

MÁS MARCHAS

El ex candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que prepara ya la continuación de la denominada "resistencia civil" contra la reforma petrolera, la cual califica como una privatización.

Para este domingo anunció la realización de una marcha y en el Zócalo de la Ciudad de México, en el centro de la capital, juramentará a cientos de seguidores de su iniciativa.

Además, el Instituto Federal Electoral (IFE) solicitó a las mesas directivas de las Cámaras de Diputados y de Senadores un informe sobre la toma de las tribunas para establecer una posible sanción a los partidos políticos que participaron. Esta semana, el PAN entregó una queja ante el IFE por lo que ellos argumentan como una violación al Código Federal Electoral.