23 de mayo de 2019
7 de abril de 2010

El opositor cubano Pelegrino podría anunciar el fin de su huelga de hambre

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El opositor cubano Franklin Pelegrino, en huelga de hambre desde hace 40 días en su actual residencia en Holguín (este) para reclamar la liberación de todos los presos políticos de la isla, podría abandonar mañana su ayuno voluntario debido al empeoramiento de su salud y a las peticiones al respecto que le han realizado otros miembros de la disidencia cubana.

"Mañana Dios dirá, quizá saquemos un comunicado (anunciando el fin de la huelga de hambre), porque he recibido muchas peticiones de otros hermanos disidentes, de Cuba y del exterior. En todo el tiempo que llevo de huelga de hambre nunca había sentido hiploglucemias y otras cosas que me dieron hoy (este martes)", afirmó Pelegrino a en declaraciones a Europa Press.

"Mi vida ya está corriendo peligro, y mi familia y mis hermanos disidentes ya están rezando por mí en las iglesias (...) Me encuentro muy dolorido, con algo de sordera y con mucho dolor de cabeza", afirmó el disidente.

El estado de salud de Pelegrino empeoró este martes en torno a las 17.00 hora local (23.00 hora peninsular española), cuando sufrió un desmayo y quedó en estado semiincomnsciente.

En un principio las personas que le acompañaban en su casa pensaron en llamar a una ambulancia para que le trasladase al cercano hospital de Holguín, pero finalmente, gracias a la aplicación de un suero que le había suministrado un médico de la disidencia, Pelegrino consiguió recuperarse y afirmó que no quería ir al hospital, pues, dice, allí no iban a permitir su ingreso y sólo le iban a suministrar sueros.

El disidente niega que su posible abandono de la huelga de hambre haya de ser interpretado como un derrota frente al Gobierno cubano, presidido por Raúl Castro.

"Mi ayuno ya sirvió. Tras la muerte del hermano Zapata (en referencia a Orlando Zapata, preso político que murió tras una larga huelga de hambre el pasado mes de febrero) le dimos al Gobierno hasta el día seis de abril para que mostrara su postura con respecto a los presos políticos. Y ya lo hizo, el día cuatro, cuando (Raúl Castro) dijo que no iba a aceptar chantajes y que si nosotros (los disidentes en huelga de hambre) moríamos era de forma voluntaria. Eso le ha dejado en evidencia frente al mundo", afirmó Pelegrino.

Pelegrino, de 58 años de edad, casado y con dos hijos de doce años y 15 meses, comenzó hace 40 días una huelga de hambre y sed para exigir la liberación de los 26 presos de naturaleza política que aún permanecen recluidos en los centros penitenciarios de la isla pese a encontrarse gravemente enfermos.