23 de febrero de 2020
1 de junio de 2018

El opositor etíope Andargachew Tsege llega a Londres tras ser liberado del corredor de la muerte

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El opositor etíope Andargachew 'Andy' Tsege, un británico que estaba en el corredor de la muerte y que fue liberado el martes, ha llegado este viernes a Reino Unido para reunirse con su familia.

La organización no gubernamental Reprieve, que ha realizado durante años una campaña para lograr su liberación, ha publicado varias fotografías y vídeos de su llegada al aeropuerto londinense de Heathrow.

"Libre y liberado con su familia", ha dicho la ONG en uno de sus mensajes en su cuenta en la red social Twitter, en los que ha destacado que "es la primera vez que ve a sus hijos en cuatro años".

La directora de Reprieve, Maya Foa, ha aplaudido en un comunicado "la valentía y determinación" de la pareja de 'Andy' y sus tres hijos y ha recalcado que "han luchado por él cada día durante los últimos cuatro años".

Tras su liberación, Andargachew fue recibido por cientos de personas frente a su vivienda en la capital, Adís Abeba, a las que dio las gracias. "No esperaba tanta gente. Cuatro años en la cárcel no es tanto sacrificio", dijo, tal y como recogió la cadena de televisión británica BBC.

Andargachew, quien era secretario general del movimiento Ginbot 7, ilegalizado por las autoridades, fue secuestrado hace cerca de cuatro años en Yemen y trasladado a Etiopía, donde fue condenado a muerte por planear un golpe de Estado, algo que él ha negado.

Junto a él fueron liberadas casi 750 personas, en un nuevo proceso de excarcelaciones tras la llegada de Abiy Ahmed al puesto de primer ministro.

Abiy tomó posesión el 2 de abril después de que su predecesor, Hailemariam Desalegn, renunciara en febrero, poniendo de manifiesto divisiones en el gobernante Frente Revolucionario Democrático del Pueblo Etíope (EPRDF), en el poder desde 1991, por la rapidez con la que debían acometerse las reformas.

El antiguo oficial del Ejército de 42 años se enfrenta al reto de aplacar los ánimos de los jóvenes oromo, grupo étnico al que él mismo pertenece y que es el mayor de Etiopía, que se quejan de que están política y económicamente marginados.

Las protestas comenzaron en oposición a un plan de desarrollo para Adís Abeba que sus detractores dijeron que supondría expropiar tierras a agricultores en la provincia de Oromia, que rodea la capital. Posteriormente, los manifestantes comenzaron a protestas por sus derechos políticos. Cientos de personas murieron en los enfrentamientos entre 2015 y 2017.

Desde enero, el Gobierno ha puesto en libertad a miles de prisioneros, entre ellos disidentes y periodistas, en un intento por calmar los ánimos, y tras la llegada de Abiy al poder procedió al cierre de un centro de detención en la capital conocido como 'Maekelawi', donde los grupos de defensa de los Derechos Humanos han denunciado que se llevaban a cabo torturas.

Para leer más