6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 25 de enero de 2009

    O.Próximo.- Diputados suizos aseguran en Gaza que hay pruebas de que el Ejército israelí cometió crímenes de guerra

    JERUSALÉN, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Una delegación de diputados suizos que visitó ayer la Franja de Gaza tras ser invitada por el Consejo Legislativo Palestino (Parlamento) manifestó su conmoción por la destrucción provocada por la reciente ofensiva israelí y reiteró que existen pruebas de que el Ejército hebreo cometió crímenes de guerra.

    Respecto a la muerte del ministro del Interior del Gobierno 'de facto' de Hamás en Gaza, Said Siam, en un bombardeo de la aviación israelí, la delegación recordó que el Derecho Internacional establece que es ilegal cometer asesinatos por motivos políticos, informó hoy la agencia de noticias palestina Maan. Los parlamentarios también condenaron los ataques contra miembros del Consejo Legislativo Palestino, así como el arresto de su presidente, Aziz Dweik.

    Sin embargo, Suiza fue uno de los países que se abstuvo en la votación en la que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó el pasado 12 de enero, aunque no por consenso, una resolución no vinculante que "condena firmemente" la ofensiva de Israel en la Franja, según medios suizos.

    El texto afirma que los ataques israelíes "causaron violaciones masivas" de los Derechos Humanos de los palestinos. Votaron a favor 33 países africanos, asiáticos, árabes y latinoamericanos, mientras que trece países europeos se abstuvieron.

    La delegación suiza fue recibida en Gaza por el diputado de Hamás Ismail Al Ashqar y por el presidente del Comité de Seguridad y del Interior del Consejo Legislativo Palestino, Salem Salamá. Ambos expresaron su malestar por el silencio de Europa ante la guerra de la Franja de Gaza y subrayaron que esta postura "ofrece a Israel una justificación para proseguir con su destrucción y su guerra contra los palestinos".

    Asimismo, pidieron al Parlamento suizo y a la Eurocámara que presionen al Tribunal Penal Internacional (TPI) para que los criminales de guerra se sometan a un juicio sin demora.