24 de agosto de 2019
11 de enero de 2009

O.Próximo.- La Embajada israelí en España cuestiona "la doble moral" de los manifestantes "antiisraelíes"

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Embajada israelí en España lamentó hoy la "muestra clara de doble moral y sesgo" exhibida tanto por los organizadores como por los participantes en las manifestaciones "antiisraelíes", quienes "no salieron en el pasado para protestar por la agresión de Hamás" sobre las comunidades del sur de Israel.

"El silencio entonces ante los ataques a Israel y las movilizaciones hoy son una muestra clara de doble moral y sesgo", indicó la Embajada israelí en Madrid, que indicó que "la pretensión de dar lecciones de moral a Israel no es coherente y carece de fundamento", antes de equiparar el conflicto en Gaza con enfrentamientos previos en la antigua Yugoslavia o Afganistán, que contaron con "un amplio consenso europeo" a la hora de apoyar la actuación de la OTAN en ambos escenarios.

"Lamentablemente, en todas las guerras caen víctimas inocentes. Las operaciones de la OTAN en Yugoslavia hace una década o en Afganistán en el presente, han causado miles de víctimas inocentes", indicó la misión diplomática hebrea subrayando que, en ambos casos "existía, y existe, un amplio consenso europeo en cuanto a las intervenciones, aunque ni Yugoslavia ni Afganistán han puesto en duda el derecho a la existencia de Europa en la forma en la cual lo hace Hamás respecto a Israel".

Tras efectuar esta comparación, la representación israelí concluyó que "apoyar las intervenciones de la OTAN pero atacar e incitar al odio contra Israel pone en evidencia un inaceptable y cínico doble rasero".

Finalmente, la Embajada lamenta que "la organización de algunas de las manifestaciones en España han participado personalidades del PSOE", y lamenta que, si bien el Gobierno español ha dado "la impresión de una verdadera preocupación ante la crisis y su deseo auténtico de contribuir a su solución", se reprocha que "los lemas de las manifestaciones antiisraelíes de estos días no parecen compatibles con los objetivos expresados por el Gobierno".