18 de septiembre de 2019
21 de julio de 2014

Kerry viajará este lunes a El Cairo para intentar gestionar un alto el fuego en la Franja de Gaza

WASHINGTON, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, viajará este lunes a El Cairo para mantener un encuentro con altos cargos egipcios sobre la situación en la Franja de Gaza, donde han muerto 437 palestinos y 18 israelíes desde el inicio el 8 de julio de la operación 'Margen Protector' por parte del Ejército de Israel.

"Estados Unidos y sus aliados internacionales están muy preocupados por el riesgo de una mayor escalada de tensiones y la pérdida de más vidas inocentes", ha dicho la portavoz del Departamento, Jennifer Psaki, a través de un comunicado.

"Creemos que debe haber un alto el fuego lo antes posible, uno que restaure el alto el fuego acordado en noviembre de 2012. Kerry está trabajando para apoyar la iniciativa egipcia a tal fin, y viajará a la región como parte de estos esfuerzos", ha agregado.

Horas antes del anuncio, el propio Kerry destacó la necesidad de declarar un alto el fuego. "Necesitamos conseguir un alto el fuego en Gaza", dijo, si bien eludió responsabilizar a una parte en concreto de la situación. "No hay ser humano que esté cómodo con niños muriendo en Gaza, pero tampoco con la muerte de soldados (israelíes) en Gaza", manifestó.

Kerry coincidirá en Egipto con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, quien llegará durante la jornada del lunes al país tras su visita a Qatar, donde se ha reunido con el emir qatarí, el jeque Tamim bin Hamad al Thani, y con el presidente palestino, Mahmud Abbas.

La jornada del domingo se ha saldado con un centenar de palestinos muertos, 66 de los cuales murieron en las operaciones en el barrio de Shajaia, en lo que fuentes médicas palestinas han descrito como una "masacre", según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

La ofensiva contra el enclave palestino, que por el momento ha dejado también 18 israelíes muertos, es la más mortífera contra la Franja desde 2008, con un balance de más de 200 palestinos fallecidos desde el inicio de las operaciones terrestres en la jornada del jueves.

A la cifra de fallecidos hay que añadir más de 3.000 heridos, lo que ha provocado que los hospitales gazacíes se vean superados debido a la cantidad insuficiente de medicinas, médicos y camas de hospital.

Asimismo, alrededor de 60.000 palestinos han huido durante la jornada tras el ataque israelí contra Shajaia, elevando a 135.000 el número de desplazados totales desde el inicio de la ofensiva.

LA OFENSIVA ISRAELÍ

La ofensiva israelí se inició tras semanas de tensiones catalizadas por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en los alrededores de Hebrón. Durante los días siguientes las fuerzas de seguridad de Israel lanzaron una operación de búsqueda en la que murieron nueve civiles palestinos en Cisjordania, así como varios más en intercambios de disparos en la Franja de Gaza.

La situación se deterioró después de que un adolescente palestino fuera secuestrado y quemado vivo en el Bosque de Jerusalén por un grupo de israelíes que presuntamente actuaron en venganza por el suceso previo. Al menos tres de los seis detenidos han confesado haber participado en el asesinato.

Finalmente, el 8 de julio se inició la operación 'Margen Protector' contra Hamás, al que Israel acusa de estar detrás de la muerte de los tres jóvenes israelíes, si bien la formación lo ha negado y Tel Aviv no ha aportado pruebas que respalden sus acusaciones. La autoría del suceso fue reclamada por el brazo armado de Al Fatá, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa.

Naciones Unidas informó sobre numerosos ataques por parte de las fuerzas israelíes contra la Franja de Gaza antes de la actual escalada del conflicto. En base a estos datos, los bombardeos y disparos de tanques registrados entre el 11 de junio y el 6 de julio mataron a doce presuntos milicianos y un niño e hirieron a 30 personas, fundamente civiles.

Estos ataques provocaron daños a once escuelas, un pozo del que dependían 15.000 personas, un centro de salud y un almacén gestionado por la UNRWA.

Para leer más